No hay detenidos por la masacre en villa 1-11-14

Cuatro jóvenes paraguayos, tres de ellos hermanos, fueron asesinados de 34 balazos en una calle interna de la villa del Bajo Flores en un presunto ajuste de cuentas por drogas.
Martes 14 de abril de 2015
Un día después de la masacre de cuatro jóvenes en la villa 1-11-14, la policía todavía no ha detenido a ningún sospechoso ni maneja una hipótesis de las causas del crimen.

Ayer cuatro jóvenes paraguayos, tres de ellos hermanos, fueron asesinados de 34 balazos en una calle interna de la villa 1-11-14, en el barrio porteño del Bajo Flores, en un presunto ajuste de cuentas por drogas.

Las víctimas fueron identificadas como Leticia, Hugo y Agustín Lezcano González, de 19, 30 y 24 años, respectivamente, con domicilio en General Rodríguez, y Fabio Basualdo Gómez Ruiz Díaz, de 21.

Los voceros explicaron que en total recibieron 34 balazos: Ruiz Díaz presentaba 12 impactos, Leticia Lezcano González, 8; Agustín Lezcano González, 10, y Hugo Lezcano González, 4.

Las víctimas fueron halladas asesinadas en un coche Mercedes Benz 190 que estaba estacionado en una calle que separa las manzanas 9 y 26 del asentamiento, frente a la puerta 4 del predio del estadio de club San Lorenzo de Almagro, a la altura de avenida Perito Moreno al 2200 de esta capital.

Los informantes destacaron que el crimen se produjo anoche, a las 23.40, cuando los Lezcano González llegaron en el Mercedes Benz a la casa de una hermana que cumplía años.

Vecinos del barrio indicaron a la policía que se escucharon los 34 disparos seguidos, tipo ametralladora, y al salir a observar lo ocurrido vieron a dos jóvenes que abandonaban el lugar en una moto a alta velocidad.

Además, hay dos habitantes del lugar que indicaron a los investigadores del caso haber visto en plena fuga a otros dos sujetos en moto, quienes habrían actuado en complicidad con los asesinos.

Allegados a la investigación, a cargo de la comisaría 34 de la Policía Federal, con colaboración de la Gendarmería Nacional, aseguraron que el coche presentaba una treintena de impactos.

El auto estaba dentro del asentamiento, detenido en medio de la calle, distante unos 150 metros de la salida que da a la avenida Perito Moreno.

Además, varios de los balazos que atravesaron a las víctimas impactaron finalmente en un bar, una remisería y en una vivienda que están frente a la escena del hecho.

Según las primeras averiguaciones, dos de las víctimas tendrían antecedentes por narcotráfico, por lo cual creen que el cuádruple homicidio fue un "ajuste de cuentas" por drogas. En julio de 2013, en la misma villa se registró un quíntuple asesinato (tres paraguayos y dos argentinos) vinculado a una venganza entre bandas por un cargamento de marihuana que no llegó a destino.

En la zona es conocida la guerra entre la banda de "Los Paraguayos" y la del "Gauchito Gil", esta última integrada por mayoría de argentinos.