Casación definirá si se investiga la denuncia de Nisman

La Sala I de la Cámara Federal concedió por unanimidad la apelación del fiscal general Germán Moldes contra la desestimación de la denuncia por el supuesto encubrimiento del atentado a la AMIA.
Martes 14 de abril de 2015

La Cámara Federal aceptó la apelación del fiscal general Germán Moldes para insistir ante la Cámara de Casación Penal con la denuncia hecha por su par, el fallecido Alberto Nisman contra la presidenta Cristina Kirchner por el presunto encubrimiento de Irán en el atentado a la AMIA.

Así lo resolvió la Sala I del Tribunal, por lo que la Cámara de Casación Penal será ahora la que defina si se debe investigar la presentación hecha por el extitular de la Unidad Especial AMIA, según informaron fuentes judiciales.

No está confirmado cuándo la Cámara Federal elevará el expediente a Casación para que allí se sortee sala y se comience a evaluar si se hace o no lugar a la denuncia de Nisman.

El fiscal Moldes había acusado semanas atrás la existencia de una maniobra por la se iban a demorar los plazos para que interviniera en el caso el fiscal ante Casación Javier De Luca, un integrante de la agrupación Justicia Legítima, alineada con el Gobierno.

Actualmente, el fiscal Ricardo Wechsler es quien está de turno hasta mañana inclusive, y a partir del jueves todo expediente que llegue a Casación quedará en manos de De Luca.

Los jueces Eduardo Freiler, Jorge Ballestero y Eduardo Farah firmaron la concesión del recurso de Moldes y ahora se sorteará el expediente en Casación para determinar qué sala es la que interviene.

Pero, previamente, la Cámara Federal notificará vía electrónica a todas las partes y luego recién elevará el expediente a Casación, por lo que no se sabe cuanto podría demorar el trámite.

Una vez que el expediente llegue a Casación, los jueces le correrán vista a la Fiscalía, que deberá tomar su decisión.

La Sala I de la Cámara Federal, con la disidencia de Farah, votó días atrás por rechazar la denuncia de Nisman contra la Presidenta y el Canciller, Héctor Timerman, entre otros dirigentes oficialistas.

Los camaristas coincidieron con lo que previamente había resuelto el juez federal Daniel Rafecas y desestimaron la denuncia por inexistencia de delito.

Nisman había acusado una maniobra por la cual la Argentina resignaba seguir insistiendo con los pedidos de captura contra los iraníes sospechados de volar la AMIA, a cambio de un mejor posicionamiento geopolítico en la región y de la supuesta compra a ese país de petróleo.

Además de la Presidenta y el canciller, también Nisman había denunciado al diputado kirchnerista Andrés Larroque; el dirigente Luis D´Elía; el exjuez Héctor Yrimia; el líder de Quebracho, Fernando Esteche; el supuesto espía, Allan Bogado; y Jorge Khalil, una suerte de representante de los iraníes en la Argentina.

Según el fallecido fiscal, la herramienta utilizada para dejar de investigar a los iraníes fue el Memorándum de Entendimiento que el Congreso Argentino aprobó tras un impulso del Poder Ejecutivo.