Mujeres que tienen sexo todos los días son más creativas

Miércoles 22 de abril de 2015
Es de conocimiento público que tener una vida sexual activa tiene múltiples beneficios físicos, que nos mejora el ánimo y muchas veces la autoestima.

Es posible que hayamos escuchado una y otra vez sobre los beneficios que podemos experimentar al ser más activas en nuestra vida sexual y si bien a veces depende del momento de nuestra vida en el que estemos (solteras o en pareja) o del tipo de relación que busquemos (una aventura o una relación seria) es posible que existan algunos beneficios que sorprenderán hasta a las más informadas.

1. Nos volvemos más creativas

Un estudio realizado por psicólogos de la Universidad de Newcastle descubrió que las personas que se desempeñaban en puestos más creativos o que eran artistas tenían el doble de parejas sexuales que el resto de la población. La conclusión fue que al parecer al mantener relaciones íntimas con alguien a quien amamos nos volveríamos más creativos.

2. Nos ayuda a combatir el paso del tiempo y la aparición de arrugas

Un estudio realizado en Estados Unidos descubrió que gracias al estrógeno liberado al tener relaciones sexuales las mujeres podían mejorar la condición de su piel. Según se detalla, esta hormona tendría un efecto lifting en nuestro cutis, algo que se sería aun más necesario en mujeres que se enfrentan a la menopausia debido a que los niveles de estrógeno disminuyen de forma dramática en esta época de nuestra vida.

3. Nos ayuda a dormir mejor y/o combatir el insomnio

En un estudio llevado a cabo por Laura Berman, directora del Centro de Bienestar Femenino Berman, ubicado en Beverly Hills, se confirmó que las endorfinas que son liberadas por nuestro cuerpo a la hora de tener momentos íntimos podrían ayudarnos a dormir mejor e incluso a combatir el insomnio. Al mismo tiempo, se pudo también determinar que al tener momentos satisfactorios de intimidad con nuestra pareja, los niveles de estrés bajan de forma considerable y, al mismo tiempo, se reducen en gran medida las posibilidades de sufrir de otros síndromes asociados a un alto nivel de estrés como la ansiedad y la depresión.