Cuenta de Nisman: "Hay elementos para sospechar"

Así lo afirmó el fiscal que investiga ese hecho, Juan Pedro Zoni. Además, aclaró que si se comprueba que hubo lavado de dinero, "la acción penal no se extingue respecto de los coautores por la muerte de uno de los autores".
Sábado 25 de abril de 2015
Juan Pedro Zoni, el fiscal que pidió allanar nuevamente los domicilios de la madre y de la hermana de Alberto Nisman, Sara Garfunkel y Sandra Nisman, para buscar pruebas sobre la supuesta cuenta que el fallecido fiscal tenía en Estados Unidos, afirmó que "hay elementos para sospechar del origen de los fondos".

Pero, remarcó que "concretamente no hay ningún ilícito comprobado".

En este sentido, el fiscal le advirtió a la familia que si se comprueba que hubo lavado de dinero, "la acción penal no se extingue respecto de los coautores por la muerte de uno de los autores".

Zoni también confirmó que ayer, además de allanar los domicilios de la madre y la hermana de Nisman, se inspeccionó la vivienda del técnico informático Diego Lagomarsino y entidades bursátiles en la que se presumían que podía haber documentación vinculada a la cuenta.

"Si yo tengo una conducta delictiva que me genera fondos, por ejemplo venta de drogas, y le pido a mi madre que deposite el producto de la venta de drogas; mi madre va a ser coautora de la maniobra de lavado de activos porque se busca dar apariencia de legalidad a fondos que tienen un origen ilícito", explicó el fiscal.

En conversación con radio América, el funcionario judicial manifestó que le pidió al juez Rodolfo Canicoba Corral que ordenara los allanamientos en las casas de los tres cotitulares de la cuenta que cuenta bancaria de Nisman en el banco Merrill Lynch.

Sobre el procedimiento, Zoni postuló que se trató de "una "medida de rigor" en la que se buscó "documentación vinculada a la cuenta", pero señaló que no puede adelantar los resultados de los allanamientos.

"Todo esto tiene como objeto saber si a través de la cuenta se canalizaron fondos de origen delictivo", enfatizó el fiscal, quien remarcó que "hay elementos para sospechar del origen de los fondos pero concretamente no hay ningún ilícito comprobado".

Además, Zoni reconoció que estas inspecciones se impulsaron a partir de "documentación que había sido incorporada a la causa (que lleva adelante la fiscal Viviana Fein) en la que se investiga la muerte de Nisman y a partir de ahí surgieron varios domicilios" en los que podía haber información.

En tanto, reiteró que la hipótesis que investigan "es lavado de dinero" y que de comprobarse el ilícito se trataría de "un delito contra el orden socioeconómico", pero advirtió que recién están "empezando con la investigación".

"De plano no podemos descartar la participación de nadie. Pero si su aporte (el de la familia) no fue penalmente relevante se dispondrá su sobreseimiento", puntualizó el fiscal.
A partir de información que reveló la ex mujer de Nisman, Sandra Arroyo Salgado, se dio conocimiento de una cuenta que Nisman no había declarado, en la que solo figuraba como apoderado.