Quedó detenida por denunciar a hombre en redes sociales

La acusación era falsa y terminó presa por calumnias.
Martes 28 de abril de 2015
Una mujer que publicó en su muro de Facebook la foto de un albañil en la puerta de un colegio de San Juan señalándolo como posible secuestrador de niños, fue arrestada por unas horas luego que el hombre demostrara que la acusación era falsa y la denunciara por calumniarlo.

La detención fue ordenada por un juez de San Juan, luego de que la imagen fuera compartida cientos de veces en la red social y que el propio involucrado se enteró de lo sucedido y recurrió a las autoridades policiales.

El hombre, un albañil desocupado de 45 años, dijo que la foto se la tomaron cuando aguardaba a su familia en la puerta de un colegio privado de esta Capital.

Según el hombre, había detenido la camioneta de su hermano en la puerta del colegio Santa Rosa de Lima para esperarlo mientras realizaba unos trámites en la zona.

El albañil también aportó los datos del perfil de Facebook que había iniciado la difusión de la foto, con la falsa acusación.

Ante esto, el juez de Faltas Ricardo Grossa Colombo ordenó detener a la mujer que había subido las fotos, Andrea Femía, de 39 años, por infringir el artículo 113 del Código de Faltas que castiga "al que en lugar público o por medio de teléfonos o redes informáticas profiera insultos o cause molestias".

Tras permanecer algunas horas demorada en una comisaría, Femía se defendió públicamente afirmando que sus hijos no asisten a dicha escuela, y que ella sólo había recibido la foto por un grupo de la red de mensajería WhatsApp y la subió a Facebook "sin constatar si lo que se decía era verdad".

La Policía le retuvo el celular a la mujer para buscar las fotos que compartió en la red social. En su defensa, la mujer argumentó: "Hice lo que todas las personas hicieron". Y agregó en declaraciones al Diario de Cuyo: "No lo conozco a ese señor ni lo persigo, pero me han perjudicado mucho con lo que se ha dicho".

Por su parte, el albañil víctima de la publicación contó que desde que ocurrió todo, el miércoles pasado, tiene "vergüenza de salir a la calle".

"Me miran raro mis vecinos o la gente que sabe que vivo acá. No me dan ganas ni de ir a comprar cigarrillos al kiosco del barrio por ese motivo. En mi vida he tenido un problema así y encontrarme en una situación injusta como ésta me pone mal", se quejó.

"No sé qué habrá pensado esta mujer, pero se hizo la película. No hay que juzgar a la gente por su apariencia, porque pueden causarle un daño muy grande a una familia", advirtió el hombre, que es padre de cinco hijos.

En los últimos tiempos cada vez más personas utiliza las redes sociales para denunciar abusos, maltratos, estafas, robos, entre otros delitos que muchas veces no tienen respuestas inmediatas por parte de la Policía o la Justicia.

No obstante, según los especialistas, acusar sin pruebas no dejar de ser un delito independientemente del medio por el que se denuncie.