Tensión racial: miles salen a las calles de Baltimore

A diferencia de las últimas jornadas, la concentración se llevó a cabo pacíficamente y bajo una intensa protesta policial, antes del comienzo del toque de queda.
Jueves 30 de abril de 2015
Miles de personas se manifestaron este miércoles por las calles de Baltimore (Maryland, EE.UU.) para protestar por la muerte de un joven negro que sufrió una herida cuando se encontraba bajo custodia policial, protestas que también se extendieron a otras ciudades del país como Nueva York, Washington, Boston y Seattle.

Las manifestaciones del miércoles transcurrieron en Baltimore bajo una intensa presencial policial y de forma pacífica antes de que se inicie el toque de queda que dio comienzo, como ya había sucedido el martes, a las 22.00.

Los manifestantes, entre los que se encontraban tanto negros como blancos, gritaron consignas en contra de la brutalidad policial y contra el calificativo de "delincuentes" que las autoridades utilizaron para referirse a quienes hirieron a varios agentes y causaron destrozos materiales la noche del lunes.

En paralelo, centenares de personas se manifestaron en Nueva York en solidaridad con la marcha de Baltimore y durante la protesta se registraron disturbios dispersos que terminaron con un número no determinado de detenidos. La protesta estaba convocada en Union Square y, según medios locales, se extendió por áreas cercanas, en medio de un fuerte despliegue policial y con peticiones previas del alcalde Bill de Blasio para que se desarrollara pacíficamente.

También se registraron marchas similares en otras grandes ciudades del país como Washington, donde los manifestantes llegaron a los aledaños de la Casa Blanca, Boston (Massachusetts), Seattle (estado de Washington) y Denver (Colorado).

Baltimore se ha convertido en el último epicentro de las protestas contra la brutalidad policial en EE.UU. después de que Freddie Gray, afroamericano de 25 años, muriera a causa de la herida que sufrió en la columna mientras se encontraba bajo custodia policial.

Tras el entierro de Gray el pasado lunes, las protestas pacíficas desembocaron en una oleada de violencia que se saldó con una veintena de agentes de policía heridos y múltiples destrozos materiales y forzó a las autoridades a decretar el estado de emergencia y toque de queda para cada día durante la próxima semana.