Andrea Castana fue violada antes de ser asesinada: hay ADN

Los investigadores cotejarán el perfil hallado con los tres hombres imputados por el caso, entre los que se encuentra su exesposo.
Sábado 2 de mayo de 2015
Andrea Castana, la mujer de 35 años que fue hallada asesinada en un cerro de la ciudad de Villa Carlos
Paz, fue violada, según pericias genéticas realizada en las que también se aisló el tipo genético del presunto autor del crimen.

Las conclusiones fueron tomadas gracias a las pericias realizadas por el Laboratorio de Genética de la Policía Judicial, cuyos resultados fueron puestos a disposición de la fiscal Alejandra Hillman.

Según trascendió, se confirmó que la víctima fue abusada, mientras que se encontró un perfil masculino en su cuerpo.

Fuentes de la fiscalía confirmaron al diario La Voz del Interior que "se ha determinado la existencia de un único perfil genético masculino".

Ahora, de acuerdo con el sitio de la radio Cadena 3, los investigadores cotejarán el perfil hallado con los tres hombres imputados por el caso: el exesposo de Castana, Juan Manuel Lazzaroni, quien está acusado de "homicidio agravado por femicidio", además de Diego Luján y Fernando Vila, quienes están sospechados de "encubrimiento agravado".

Además, se cotejará los rastros genéticos hallados en el cuerpo de la víctima con otros siete sospechosos que no fueron imputados, a los que les va a extraer muestras de ADN.

Andrea Belén Castana, de 35 años, fue hallada muerta debajo de un manto de tierra y piedras entre la estación 9 y 10 del Vía Crucis, camino a la cumbre del cerro La Cruz, donde había sido vista por última vez cuando realizaba una caminata dos días antes.

Cerca del lugar, la policía también halló el cuerpo del fotógrafo de 32 años Gustavo Hernán Sánchez, a quien buscaban desde el 19 de diciembre, aunque por el momento no se había hallado relación entre ambos casos.

La desaparición de Castana trascendió cuando el propio Lazzaroni radicó la denuncia, según dijo entonces, porque la mujer no había pasado por la escuela para recoger a los dos niños que tuvieron en común.

Un testigo afirmó que se cruzó y saludó a Castana en el momento en el que la mujer descendía del cerro, en dirección a la base. Inmediatamente la policía desplegó un operativo de rastrillaje que derivó primero en el hallazgo de rastros de sangre humana.