Juguetes sexuales sincronizados con la realidad virtual

Jueves 21 de mayo de 2015
Como ha pasado a la hora de desarrollar webs y plataformas para ofrecer contenido, la industria del porno parece que vuelve a coger la delantera al sector del entretenimiento.

En este caso, la industria de contenidos para adultos está trabajando en llevar mucho más allá la experiencia de ver pornografía y su principal meta es llevar a un nuevo nivel la realidad virtual.

Precisamente, Palmer Luckey, el presidente de Oculus VR, la compañía de realidad virtual que compró Facebook por 2.000 millones de dólares, explicó que no tienen intención de restringir el software que se de en su plataforma, en clara referencia a no cerrar la puerta a la industria de contenido para adulto.

Sin embargo las compañías Lovense y VirtualRealPorn quieren llevar la experiencia del porno y la realidad virtual a un nuevo nivel. La primera, que se dedica a hacer juguetes sexuales de alta tecnología que permiten interacciones a distancia, ha visto en la segunda el aliado perfecto para mejorar las estimulaciones de sus productos hasta integrarlos con la realidad virtual.

En concreto, Lovense explica a Wired que, por ejemplo, su vibrador Nora estilo conejo lo hará a una velocidad específica variable para que coincida con la de los actores masculinos que aparecen en los vídeos de VirtualRealPorn, mientras que hará otra serie de zumbidos para replicar cuando choquen los cuerpos de los protagonistas de la grabación.

"Con los movimientos codificados de cada juguete, los tratamos de integrar con cada vídeo de nuestro reproductor", explica Leonor Laplaza, cofundadora VirtualRealPorn, quien especifica que trabajan en integrarlo automáticamente, ya que actualmente el emparejado se hace a mano.

Y es que, VirtualRealPorn se encarga de ofrecer videos pornográficos en realidad virtual filmadas con ángulos de visión de 180 grados en 3D estereoscópico "para sentir como si estuvieras allí", explican. Asimismo, su tecnología de visualización de vídeos permite "deleitarse con los mejores cuerpos moviendo la cabeza en todas direcciones", que lo completan con el sonido binaural para mejorar la inmersión del usuario.

Uno de los grandes problemas que trae este nuevo sistema de consumir pornografía es que "requiere más trabajo y componentes que la visualización de pornografía al uso", reconoce el fundador de Lovense, Dan Liu, aunque defiende que con este sistema es más fácil elegir entre los vídeos.

Sin embargo, VirtualRealPorn quiere ir mucho más allá de los vídeos y su Laplaza explica que "sueñan con juguetes sexuales que les permita interactuar con los vídeos, de modo que los movimientos e interacciones que ellos realicen acaben reflejándose en el contenido".

De momento, Lovense ya cuenta con una tecnología que permite conectar a distancia parejas de juguetes sexuales, con lo que "los juguetes se sincronizan y reaccionan de acuerdo con los movimientos de tu pareja" ya que "contienen sensores avanzados, y podrás sentir respuestas en tiempo real a todas tus acciones", explican desde la web.