Algunas señales para reconocer la adicción al sexo

Miércoles 3 de junio de 2015
Es sexo es una de las prácticas más gratificantes pero puede transformarse en un problema físico y psicológico cuando supera ciertos límites.

La adicción al sexo no tiene un tratamiento específico pero puede “controlarse” con diferentes terapias. El primer paso es detectar y reconocer si padecemos este “desorden”.

Los adictos al sexo sienten un deseo irrefrenable que no se puede contener. Tiene un estado de excitación constante debido a sus deseos y fantasías sexuales. También consumen pornografía en forma excesiva.

Su deseo no tiene límites de lugar u hora y no se mide el riesgo de contraer enfermedades venéreas.

Por otro lado, los adictos suelen sentir culpa tras sus encuentros carnales. Sus impulsos sexuales afectan su vida laboral, social, familiar y su desempeño académico. Además, incurre en gastos desmedidos por la contratación de prostitutas u otro tipo de servicios sexuales.

Por último, los adictos suelen sentir vergüenza de compartir sus problemas con amigos o familia.