#NiUnaMenos: miles de argentinos dijeron “basta”

“Queremos a cada una de las mujeres vivas, a todas... ¡Ni una menos”.
Miércoles 3 de junio de 2015

Al grito de "Basta" para los casos de violencia de género y femicidios, y bajo la consigna de "Ni una menos", miles de personas se congregaron hoy en la Plaza de los dos Congresos para acompañar a víctimas y familiares de víctimas.

"Los hombres tienen que respetar a las mujeres. Vine porque tengo a mi hija que no sale de la casa por temor a su exnovio que la golpeaba y amedrentaba", contó a NA Ana, quien llegó a la manifestación desde la localidad bonaerense de Rojas.

La mujer relató que denunció varias veces al exnovio de su hija, pero a pesar de ello, él violó las restricciones de acercamiento impuestas por la Justicia y ahora la joven de 21 años está con tratamiento psiquiátrico y le faltan dos dientes por los golpes recibidos.

Este miércoles, por la avenida de Mayo las cientos de miles de personas que se manifestaron en contra de los femicidios y la violencia de género lo hicieron a través de la más diversa variedad de carteles, banderas, globos, representaciones artísticas, aerosoles, canciones, tambores y panfletos.

"No quiero ver muerta a ni una mujer más", dijo a NA Bruno, un nene de 12 años, que llegó a la manifestación con su madre desde el partido bonaerense de Avellaneda.

Con un cartel con la frase "Ni Una Menos", Bruno le insistió a su madre, Estela, para que fuese con él a la marcha.

"Vine porque él me insistió que teníamos que venir y porque soy mujer y no quiero que esto le pase a ninguna más", dijo Estela.

En una de las rejas de la Plaza, colgaba una bandera de más de 50 metros donde se pudieron leer los nombres de las más de 1.800 mujeres que fueron asesinadas desde el 2008, según las cifras de la ONG La Casa del Encuentro y también los nombres de las jóvenes Carolina Aló, Natalia Mellman y Paulina Lebbos, casos emblemáticos y fatales de violencia de género.

Marta Fernández, madre de Andrea Pajón, la maestra asesinada por dos sicarios contratados por su expareja en agosto 2008, participó de la marcha.

"Estamos acá para que nos escuchen a todas las mujeres y para que no haya más injusticias como la tuvimos que vivir con Andrea", dijo la mujer, que recordó que la condena a perpetua de la expareja de su hija aún no está firme.

"Quiero caminar sin miedo por la calle"; "El amor no mata","El machismo mata"; "Ellas hacen, ellas protegen, ellas crean", fueron algunas de las frases de los miles de carteles que poblaron Avenida de Mayo y la Plaza de los Dos Congresos.

"Me sentí identificada por problemas familiares que me tocó vivir y además porque me puede pasar a mi", contó Mayra, de 24 años, estudiante de la escuela de cadetes de la Policía Local de Avellaneda.

Una compañera de Mayra, Gisela, indicó que en el caso de ella fue a la manifestación porque lo sintió y porque vivió un episodio de violencia, que no quiso recordar.

Juan Cruz y Tomás, dos jóvenes becarios de Cancillería, contaron que fueron al Congreso para acompañar el reclamo y para presionar en conjunto al Poder Ejecutivo, Poder Legislativo y Judicial.

"Vinimos porque se necesita un cambio de actitud con las situaciones que ocurren y para presionar a los tres poderes para que se hagan cargo de que algo tiene que cambiar", señalaron.

"No creo que haya un hombre que no haya conocido un caso de violencia de género. Yo he visto varias veces en la calle cuando un tipo le pega a la novia y esto no puede seguir ocurriendo", indicó Tomás.

Integrantes de la Agrupación Siluetazo por los femicidios, también participaron de la convocatoria y realizaron una silueta de una mujer con aerosol sobre la calle.

"Quisimos estar porque no podemos soportar más que una de nosotras no este más. No hay lugar, no hay excusa, ropa, ni actitud que justifique un femicidio", dijo Natalia quien recordó que hace unas semanas realizaron un siluetazo frente a un bar en el barrio de Caballito donde el 2 de mayo último Alejandro Bageneta, de 52 años, asesinó a puñaladas a su pareja, Gabriela Parra de 49, a la vista de la gente que estaba en el lugar.

Gisela, hermana de Erica Soriano, quien está desaparecida desde el 21 de agosto de 2010, cuando estaba embarazada de dos meses y medio, dijo presente junto a su madre.

"Vinimos para apoyar esta convocatoria y porque somos mujeres que tenemos hijas, sobrinas, primas que no queremos que les pase lo mismo que a mi hermana", señaló Gisela.

Este miércoles 3 de junio el centro porteño se vistió de reclamo y los convocados a la manifestación se unieron en un sólo grito: "Basta de Femicidios".