Caso Chiara tendrá un nuevo juez

El juez de la Investigación Penal Preparatoria de Venado Tuerto Eduardo Bianchini se hará cargo de la investigación por el asesinato de la chica de 14 años asesinada y enterrada en Rufino.
Viernes 5 de junio de 2015
El juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP) de Venado Tuerto Eduardo Bianchini se hará cargo a partir del lunes la investigación por el asesinato de Chiara Páez, la chica de 14 años asesinada y enterrada en Rufino.

Bianchini reemplazará la jueza Lorena Garini, quien fue apartada de la causa porque no fundamentó debidamente la resolución de dictar la prisión preventiva de la madre y el concubino del novio de Chiara, aunque paralelamente ratificó la decisión de mantenerlos con prisión preventiva.

La decisión de apartar a Garini la tomó este jueves el juez de la Cámara de Apelación Penal de Venado Tuerto Fernando Vidal, mismo día en que la magistrada resolvió dejar detenidos a la madre del novio de la víctima y su pareja, imputados de ser partícipes del crimen.

Bianchini tomará las riendas del caso el lunes, día que se llevará a cabo una nueva audiencia imputativa contra estos dos detenidos en la que, entre otras cosas, se sabrá si continúan en ese estado o si, por el contrario, son liberados.

El cuerpo de Chiara, que estaba embarazada, fue hallado el 10 de mayo enterrado en el patio de la casa de su novio, en la ciudad santafesina de Rufino.

Las principales sospechas de la investigación apuntan a que fue asesinada a golpes en medio de un intento por forzarla a un aborto.

Antes del hallazgo del cuerpo, el novio de la víctima se presentó junto a su padre biológico y se confesó como autor del crimen, pero la hipótesis judicial es que la mamá y su pareja fueron partícipes del crimen.

El jueves, el camarista Vidal resolvió la separación de la jueza Garini de la causa y declaró nula la prisión preventiva que ella dictó a los dos imputados mayores.

Explicó que la resolución de decretar la prisión no fue debidamente fundamentada por la magistrada, y sostuvo que la ausencia de una motivación para la conducta delictual que les imputa es un "deber insoslayable" con el que Garini no cumplió.

Por tal motivo, declaró nula la prisión preventiva de los dos imputados y resolvió retrotraer su situación procesal al momento previo a su dictado, es decir a antes de que pasaran por la audiencia imputativa.

Entonces, el lunes, cuando el nuevo juez se haga cargo de la causa, ambos volverán a pasar por la audiencia en la que se le formularán los delitos por los que se los acusa.