Nisman: investigan llamadas de Stiuso en madrugada del hecho

El dato que disparó ese procedimiento fue que un teléfono del exespía se comunicó con el de un policía retirado de la Federal que, a su vez, hablaba por teléfono con el custodio del fiscal.
Sábado 6 de junio de 2015
La fiscal Viviana Fein, a cargo de la investigación de la muerte del fiscal Alberto Nisman, mando a investigar los llamados que hizo el exespía de la SIDE Antiono Stiusso la madrugada posterior al deceso del fiscal.

El dato que disparó ese procedimiento fue que un teléfono de Stiuso se comunicó con el de un policía retirado de la Federal, que, a su vez, hablaba por teléfono con el custodio Luis Miño, que esa noche estaba en lo del fiscal.

Los investigadores sospechan que el policía retirado -cuyo apellido es Goncalvez Pereyra- ofició de canal para transmitir información a Stiuso. Planean tomarle declaración.

Según la autopsia oficial, Nisman murió cerca del mediodía del domingo 18 de enero. Fue encontrado muerto después de las 22 de ese mismo día. Apenas pasada la medianoche, uno de los diez Nextel a nombre de Goncalvez Pereyra llamó al teléfono de Miño, uno de los dos custodios que estaban en el operativo en el departamento de Nisman. Pocos minutos después, ese mismo Nextel de Goncalvez Pereyra llamó a uno de los teléfonos que pertenecían a la flota de Stiuso.

En el peritaje oficial aparecer que a las 5 de la mañana del 19 de enero el Nextel de Goncalvez Pereyra volvió a llamar al de Miño, pero, según surge del peritaje, la llamada no fue respondida.

Uno de los primeros datos que había llamado la atención de los investigadores es que, después de que murió Nisman, se registró un incremento en las comunicaciones entre Stiuso y Alberto Massino, otro ex alto directivo de la Secretaría de Inteligencia.

Massino y Stiuso tenían una relación cercana y ya declararon en la causa como testigos. Massino fue una de las últimas personas que tuvieron contacto con Nisman. Dijo que hablaban muy seguido y contó que la última vez el fiscal le dijo que estaba preocupado porque buscaba con insistencia a Stiuso y no lograba dar con él.

De acuerdo con las pruebas de la causa, Nisman intentó comunicarse con Stiuso, vía Nextel, tres veces el sábado 17 de enero, un día antes de ser hallado muerto. Stiuso no lo atendió. "Tenía el volumen bajo. No lo escuché", declaró ante Fein. No dijo por qué no le devolvió las llamadas.