En su día, Diario 26 saluda a todos los periodistas

La fecha se instauró en 1938, durante el Primer Congreso Nacional de Periodistas, en conmemoración de la creación La Gazeta de Mariano Moreno.
Domingo 7 de junio de 2015
Como todos los 7 de junio, Diario26 aprovecha la ocasión para saludar en su día a todos los periodistas y destacar el importante rol que la libertad de expresión cumple en el pleno desarrollo de la democracia.

¿Por qué se festeja el 7 de junio?

El 7 de junio de 1810, en el marco del proceso revolucionario que expulsó a los españoles del Río de La Plata, Mariano Moreno fundó el diario "La Gaceta" para dar cuenta de los acontecimientos políticos que marcaban el nacimiento de un nuevo rumbo en la región.

En 1938, durante el Primer Congreso Nacional de Periodistas, celebrado en Córdoba, se declaró el 7 de Junio como el Día del Periodista.

"El pueblo tiene derecho a saber la conducta de sus representantes", dice el decreto emitido el 2 de junio de ese año por el primer gobierno criollo, la Primera Junta.

Incluso en uno de los primeros números del semanario, Moreno decía que "el pueblo no debe contentarse con que sus jefes obren bien; él debe aspirar a que nunca puedan obrar mal", definiciones que se encuentran también en el Plan de Operaciones, que marcó las acciones revolucionarias.

El decreto expresa que la Junta estableció que "salga a luz un nuevo periódico semanal con el título de `Gazeta de Buenos Aires`" y aclara que el objetivo es anunciar "al público las noticias exteriores e interiores, que deban mirarse con algún interés".

Se estableció que las noticias y colaboraciones para el periódico debían enviarse al vocal de la Junta Manuel Alberti "quien cuidará privativamente de este ramo, agregándose por la secretaría las noticias oficiales, cuya publicación interese", dice el texto de su fundación.

Moreno, quien dirigió la Gaceta, y fue uno de los primeros redactores junto con Manuel Belgrano y Juan José Castelli, expresaba el ala más consecuente que tenía la convicción de que había que ser firme en la defensa de la Revolución, y en la lucha contra el español hasta su definitiva derrota y expulsión.