Con un gol de Agüero, Argentina ganó el clásico frente a Uruguay

Con tramos de buen fútbol para superar a un rival que se defendió al límite y que preocupó a veces con su juego aéreo, Argentina le ganó 1 a 0 a Uruguay en el estadio La Portada de La Serena, por la segunda fecha del Grupo 2 de la Copa América.
Martes 16 de junio de 2015

El único tanto lo marcó Sergio Agüero, de cabeza a los 10 minutos del complemento, luego de una muy buena jugada de Javier Pastore, la figura del encuentro.

Con esta victoria, Argentina queda bien parada para avanzar a cuartos de final cuando enfrente a Jamaica el próximo sábado, en Viña del Mar.

El equipo de Gerardo Martino dominó gran parte del partido con inteligencia para manejar el balón, aunque por momentos sufrió los embates de Uruguay.

En el primer tiempo, Argentina manejó la pelota con mucha comodidad y tuvo a un Pastore muy activo, que buscó ser siempre receptor y hacer ancho el campo ante un rival que se defendió de manera muy ordenada.

El "Flaco" se colocó por delante del doble pivot compuesto por Mascherano y Biglia y le ganó las espaldas a González y Arévalo Ríos, que tuvieron muchas dificultades para frenarlo.

Además, Messi tuvo sus habituales ráfagas para generar desequilibrio con su cambio de ritmo y Di María exhibió mucha movilidad, aunque tomó malas decisiones a la hora de culminar la jugada.

Dos buenos pases filtrados de Pastore dejaron a Agüero y Di María para definir, pero no estuvieron precisos.

Tras un primer cuarto de hora ausente, Messi se encendió y colocó dos asistencias pero el futbolista del PSG definió débil de zurda y el "Kun", en la ocasión más clara, cabeceó de pique al piso y Muslera le ahogó el grito.

Uruguay salió del asedio sobre el final de la etapa, logró adelantarse 15 metros en el campo y, con la pelota parada como su principal arma, generó peligro.

Con la buena pegada de Lodeiro, Godín ganó en el área tras un córner pero su cabezazo se fue apenas desviado, mientras que Rolán falló por la vía área luego de un buen centro de Maxi Pereira, que le robó el balón a Di María cuando éste intentó salir jugando desde abajo de manera peligrosa.

En el complemento, Argentina arrancó dormida y Uruguay pudo haber marcado tras una muy buena proyección de Pereira -siempre peligroso por el carril derecho- y su tiro fue muy bien tapado por Romero.

Sin embargo, con el paso de los minutos se fue estabilizando y un destello de calidad de Pastore abrió un juego que estaba muy cerrado.

El "Flaco" se acomodó la pelota de taco para sí mismo, la picó para habilitar a Zabaleta, que envió un centro para que Agüero metiera una "palomita" inatajable para Muslera.
Con la ventaja consumada, el equipo del "Tata" no se inmoló en busca de un segundo gol para liquidar la historia, sino que trató de quitarle ritmo al encuentro con la tenencia y que el rival no se le venga.

Sin embargo, esto no siempre pudo llevar a cabo ese plan porque Uruguay -aun sin grandes luces- colocó el balón en el área rival y, con tres delanteros en cancha por el ingreso de Abel Hernández, llevó peligro al arco de Romero.

Los "charrúas" tuvieron varias ocasiones claras para igualar el marcador, la más clara tras un mal rechazo de "Chiquito" luego de un remate de Pereira, que Rolán con todo el arco a disposición tiró por encima del travesaño.

Con Carlos Tevez en cancha, Argentina pudo haber definido el pleito en dos contragolpes de Messi, pero sus definiciones fueron tapadas por Muslera.

Aunque por momentos había dejado algunas dudas, Romero volvió a callar dudas cuando minutos antes del final tapó un remate muy peligroso de Hernández.

Si bien es cierto que Uruguay generó peligro, el principal argumento que mostró Argentina fue haber evitado el golpe por golpe y tratar de no quedar expuesto tal como ocurriera en el segundo tiempo ante Paraguay, que terminó en el empate 2-2.

En ese sentido, fue clave el equilibrio aportado por Lucas Biglia y, más allá que el rival contó con algunas ocasiones para igualar, pocas veces el partido dejó de jugarse como quería Argentina.