Secuestran a joven argentino en Nigeria

El ingeniero agrónomo de 28 años fue llevado por hombres armados del campo donde trabaja desde hace un año. "Creemos que quieren dinero, pero todavía no hubo un contacto", dijo su hermana, Manuela.
Miércoles 24 de junio de 2015
Santiago López Menéndez, un argentino de 28 años que vive en Nigeria desde hace un año, está desaparecido en ese país, cuando lo secuestraron hombres armados en el campo donde trabaja, contó su hermana, Manuela.

López Menéndez, un ingeniero agrónomo que trabaja en un campo de la empresa Four Mills of Nigeria a unas cinco horas de la capital, Abuja, estaba comenzando su jornada laboral junto a un grupo de granjeros locales cuando llegaron los hombres armados y lo secuestraron sólo a él.

"Es una situación rara porque estaban ahí armando todo, y llegaron en moto, con armas automáticas, dispararon al aire, y se lo llevaron a el solo en la camioneta [de Santiago]", relató Manuela López Menéndez. El hecho ocurrió alrededor de las 10 de la mañana hora local (6 en la Argentina) y la camioneta fue encontrada abandonada poco después.

"Se estima que lo habrían secuestrado por ser una persona blanca y creemos que quieren dinero pero no hubo contacto de los secuestradores", agregó la hermana de Santiago, sorprendida, porque su hermano "vive hace un año allá y nunca le pasó nada".

Manuela López Menéndez dijo que se puso en contacto con la Embajada argentina en Nigeria y que "el cónsul y el embajador estaban yendo para el campo y están moviendo todo con la policía en Nigeria". "Lo que se estima es que estarían cerca", expresó la mujer.

Nigeria sufre de una ola de violencia por la presencia del grupo islamista Boko Haram, que controla en varios estados del norte de Nigeria en el otoño boreal de 2009 y lleva a cabo atentados y secuestros en todo el país.

Desde que el presidente de Nigeria, Muhamadu Buhari, juró su cargo a finales de mayo, Boko Haram intensificó su campaña de atentados en el país, pese a los avances de la operación militar conjunta entre Chad, Camerún, Níger y la propia Nigeria.

En total, la insurrección islamista y su represión por parte de las fuerzas de seguridad han provocado más de 15.000 muertos en Nigeria desde 2009.