Muerte digna: tras sentencia, falleció Marcelo Diez

El paciente neuquino, quien permaneció en estado vegetativo desde hacía 20 años, fue desconectado mientras se encontraba internado en una habitación del Luncec en Neuquén.
Martes 7 de julio de 2015
Marcelo Diez, el hombre cuyo caso permitió que la Corte Suprema dictara un fallo a favor de la
muerte digna, murió horas después de la sentencia del máximo tribunal.

Diez, quien permaneció en estado vegetativo desde hacía 20 años fue desconectado mientras se encontraba internado en una habitación del Luncec en Neuquén.

Antes de que muera Diez y luego del fallo dela Corte Suprema, la familia escribió un mensaje en su cuenta de Facebook y señaló: "Muy pronto el alma de Marcelo será libre. Gracias a todas las personas e instituciones que han ayudado para que se cumpla su deseo de no permanecer vivo en esas condiciones. Nunca más una persona será obligada a vivir sin dignidad y en contra de su voluntad".

El 23 de octubre de 1994, Diez sufrió un traumatismo encéfalo-craneano severo, politraumatismos graves y epilepsia post-traumática, luego de chocar mientras conducía su moto contra un vehículo en la Ruta 22.

En 1995, luego de diversas intervenciones quirúrgicas y tratamientos médicos, se le diagnosticó estado vegetativo persistente, a causa de las graves heridas y un virus intrahospitalario lo dejó postrado y prácticamente sin actividad cerebral.

Durante los primeros años estuvo internado en una chacra que su familia acondicionó como si fuera una clínica hasta que finalmente lo derivaron a Luncec.

Durante estos años, sus padres murieron y sus hermanas se resignaron, luego de innumerables consultas médicas en las que les comentaron que Marcelo no tendría ninguna posibilidad de recuperación.

Posteriormente y ante estas respuestas, pidieron que lo dejen morir aplicando la denominada "muerte digna".