Crimen, canibalismo y hasta necrofilia en el parricidio

La semana pasada, la abogada del principal implicado en la causa, Leandro Yamil Acosta, reveló que su defendido le había confesado que se “comió un pedacito” del cuerpo. Ahora hay más. Leelo.
Martes 29 de septiembre de 2015
Nuevos detalles del parricidio de Pilar: además de canibalismo, Leandro Acosta cometió necrofilia sobre el cadáver de Klein. Así lo reveló su abogada, quien explicó que el joven siente que su padrastro “le hizo mucho mal”. El parricidio de Pilar, en el que Miryam Kowalczuk y Ricardo Klein fueron asesinados, descuartizados y calcinados, presenta datos cada vez más escabrosos.

La semana pasada, la abogada del principal implicado en la causa, Leandro Yamil Acosta, reveló que su defendido le había confesado que se “comió un pedacito” del cuerpo de su padrastro, tras lo que la Justicia decidió trasladar al joven a la unidad especial del hospital psiquiátrico Melchor Romero.

Sin embargo, el horror no terminó allí. Mónica Chirivín, abogada defensora de Acosta, reveló que además de canibalismo, el joven incurrió en la necrofilia con el cuerpo de su padrastro.

“Tuvimos una entrevista fuerte, me pudo contar algunas cosas, pero en momentos se iba porque está sedado. Me relató que además de canibalismo existió necrofilia con el cuerpo sin vida de su padrastro, Ricardo Klein. Él siente que este hombre le hizo mucho mal. Recordó que tanto Ricardo como Rosendo, que fue otro padrastro, abusaron de él”, relató Chirivín.

La letrada asistió a visitarlo a la unidad Penitenciaria número 34 de Melchor Romero, donde dijo que lo encontró “sedado y en un estado penoso”.

Por otro lado, la abogada explicó que el joven está “muy enojado” con su hermanastra y supuesta pareja, Karen Klein, sospechada de haber colaborado con el crimen. “Está enojado con Karen por la declaración que aportó a la Justicia”, en referencia a que la joven se declaró inocente por los asesinatos de su padre y su madrastra.

Por último, Chirivín insistió en la hipótesis de inimputabilidad de su defendido: “No hay que olvidarse que Acosta tiene una colostomía, es discapacitado y presenta problemas psicológicos graves. Por su estado no pudo haber arrastrado los cuerpos y haberlos descuartizado solo”.

Al respecto, serán fundamentales las pericias psicológicas y psiquiátricas que realice la Justicia para determinar si Acosta puede ser considerado o no inimputable.