¿Qué efectos causa tener sexo alcoholizado?

Miércoles 7 de octubre de 2015
Todos hemos escuchado -o experimentado- que beber alcohol en exceso despierta nuestro instinto sexual y si estamos en el lugar o momento propicios es probable que caigamos en la tentación de un “relación casual”. En efecto, con un poco de alcohol en la sangre te vuelves deshinibida, empiezas a tener pensamientos “sexys” y de repente los hombres se ven más guapos que de costumbre.

El alcohol es una sustancia depresora del Sistema Nervioso Central; es decir, que cuando te tomas algunos cocteles o tres o cuatro cervezas, tu cerebro comienza a funcionar un poco -o mucho- más lento. Ahora bien, después de beberte varias copas de vino, te sientes excitada y lo atribuyes a que el alcohol te puso así; pero esa no es la verdad, lo que pasa es que el alcohol le resta capacidades a tu cerebro y una de ellas es tu autocontrol; por eso te vuelves más atrevida.

¿Pero por qué una persona no podría llegar al orgasmo alcoholizada? Lo que ocurre es que cuando bebes en exceso piensas que tu nivel de excitación es muy alto, pero la verdad es que tu cuerpo no está para nada excitado, es sólo un espejismo causado por tu cerebro borracho, ése sí está “on fire”. Ingerir demasiado alcohol hace que los niveles de sangre en tu vagina –y en su pene- disminuyan, lo cuál no es nada bueno para su performance sexual.

En su libro “La ciencia del sexo”, el divulgador científico Pere Estupinyà cita una serie de estudios realizados por la Universidad de Washington y el Instituto Kinsey, acerca de los efectos del alcohol en la respuesta sexual femenina. Las conclusiones a las que llegaron, tras realizar pruebas a mujeres con distintos grados de “intoxicación” con alcohol, es que ingerir una dósis moderada de bebidas embrigantes (2 drinks) sirve como afrodisiaco pues facilita la respuesta genital y la lubricación, pero cuando se consumen dósis más altas de alcohol (6 o más drinks), la excitación global de tu cuerpo disminuye significativamente, aunque tú sigas sintiendo que ardes de deseo…

Ahora ya lo sabes. La próxima vez que quieras usar al vino tinto como arma secreta para una noche de pasión y desenfreno, procura no tomar más de tres copas de esta o cualquier otra bebida alcohólica, de otra manera tendrás un orgasmo sólo en tu imaginación.