“Incertidumbre y cautela es el común denonimador”

Nelson Perez Alonso, presidente de Claves, habló desde Mar del Plata con Eduardo Serenellini en “El Locutorio” de radio “Latina”.
Jueves 15 de octubre de 2015

Nelson Perez Alonso, presidente de Claves, habló desde Mar del Plata donde se celebra el 51º Coloquio de IDEA con Eduardo Serenellini en “El Locutorio” de radio “Latina”.

¿Es real que en el marco del coloquio de IDEA que se lleva a cabo en la ciudad de Mar del Plata los empresarios prestaron especial atención a las palabras que emitiera el candidato a presidente por el Frente para la Victoria, Daniel Scioli?

Los casi más de mil empresarios estaban atentos a alguna definición mayor que la que suele decirse habitualmente en los medios en forma masiva. Esperaban quizás alguna precisión en cuanto a implementaciones que son necesarias en muchos sectores. No hubo grandes novedades. No hubo varios aplausos. Hubo un respetuoso aplauso final. Te diría que la sensación en los pasillos fue de mucha cautela. Mucha expectativa pero aún sin tener muy claro cuáles van a ser los elementos específicos que se implementarán en la economía. Si el tema del tipo de cambio, uno de los elementos que se discuten, quedará así por mucho tiempo. Lo que hace falta son precisiones. Hay sectores que necesitan definiciones urgentes. Lo que los empresarios quieren son definiciones más claras para entender a qué atenerse. Lamentablemente no hubo más que lo que se manifestó en los distintos lugares en los que aparece el candidato oficialista. Sigue transmitiendo el pedido de que el empresariado invierta, que vean lo que hizo en la Provincia pero no es lo mismo Buenos Aires que la conducción a nivel nacional.

¿Y en los pasillos qué se ha dicho? ¿Apoyan? ¿Hay indefiniciones? ¿Están decididos?

Todos sabemos que a buena parte del empresariado no le ha ido para nada mal en estos últimos años por lo cual me arriesgaría a decirte que más del 30% está apoyando la gestión por una cuestión de que sus negocios están alineados al mercado interno y la lógica del consumo y la restricción de las importaciones a mucha gente no le ha ido para nada mal. El consumo de alguna forma no se está cayendo pero está estancado y no sabemos qué es lo que pasará de acá en adelante ni las medidas que puede tomar el Gobierno con relación al tema tarifas, por ejemplo que es uno de los elementos sensibles.

Además preocupa el tema costos, el dólar, las tarifas. Hay muchos interrogantes para el empresariado.

Si tenemos en cuenta que este año el déficit del Gobierno será mayor a las reservas, la situación, por más que se plantee continuidad o cambio, alguna cosa distinta va haber que hacer. Lo que no está muy en claro es cuáles van a ser esas cosas y a quienes van a afectar. El común denominador es incertidumbre y cautela. Gane quien gane el empresariado esperará las primeras medidas del gobierno para ver los impactos reales en decisiones de inversión porque hay sectores que las tienen detenidas.