"Quedamos todos sorprendidos al ver el escarbadiente en el corazón"

El doctor Fernando Cichero habló con Maximiliano Montengro en FM Latina (FM 101.1) acerca del caso del hombre que se tragó un escarbadiente y le llegó al corazón.
Viernes 16 de octubre de 2015
El doctor Fernando Cichero habló con Maximiliano Montengro en FM Latina (FM 101.1) acerca del caso del hombre que se tragó un escarbadiente y le llegó al corazón.

¿Cómo fue el caso de este hombre? ¿Cómo llegaron al diágnostico?

La verdad que el diagnóstico se hizo tardíamente. Uno encuentra un escarbadiente y luego hace toda la historia. La complicación llegó porque un pedazo de madera no es visible a través de los rayos x, por lo tanto, la única manera de verlo era a través de una ecografía. Cuando le hicimos las primeras ecografías, el escarbadiente estaba tapado por una reacción del propio cuerpo, que hizo como un caparazón de tortuga tapando el escarbadiente adentro del corazón. Entonces, nosotros veíamos, pero se creía que era una vegetación, una endocarditis bacteriana porque las bacterias en sangre estaban y se producía una infección. Pero como las válvulas no estaban afectadas, dijimos se trata con antibióticos. Y dicho y hecho. El muchacho mejoró, pero el problema era que le suspendíamos los antibióticos y volvía a tener fiebre. Hasta que en la última internación, todo ese caparazón, gracias al antibiótico, se disolvió y la ecografía mostró que tenía un elemento forme de seis centímetros de largo, que no sabíamos si era hueco o no, y allí pensamos que era un cateter, porque este muchacho había tenido una hemorragia digestiva en Corrientes cuando tenía 17 años y le habían puesto cateteres para darle alimentación. Y que se había intoxicado 20 años después. Por eso decidimos hacerle una cirugía cardíaca para sacárselo. Entonces lo que hicimos fue pararle el corazón, sacarle la sangre a través de una máquina, le abrimos las cavidades donde se veía el objeto y ahí nos quedamos todos sorprendidos.

¿Cómo va desde la boca al corazón?

La experiencia nos muestra que un escarbadiente puede traspasar el sistema digestivo al vascular sin tener síntomas. Perforó el esófago y perforó la cara posterior del corazón, o perforó el esófago y luego perforó la vena cava, que es la gran vena que pasa por el diafragma, que es la membrana que separa el tórax del abdomen y trae toda la sangre desde abajo.

¿Hay un solo antecedente en el mundo?

Sí, pero no está publicado en una revista científica, es una revista de información general pero igualmente se ve la imagen de la paciente china con el escarbadiente. Después hay un caso de 1972, pero en ese momento, el paciente se lo tragó: pasó el estómago, el duodeno, perforó la vena cava y volvió al corazón. Entonces el paciente tuvo muchos síntomas digestivos.