Siete gendarmes detenidos por robar armas de guerra

Fueron sustraídas del Escuadrón 20 de la ciudad de Orán. Los apresados eran los encargados de "custodiar" el lugar. Entre las pruebas figura la recolección de huellas dactilares en el lugar donde se encontraban las armas.
Viernes 23 de octubre de 2015
Siete miembros de la Gendarmería quedaron detenidos luego de que se descubrió el robo de distintas armas del Escuadrón 20 de la fuerza, ubicado en la ciudad salteña de Orán.

Según se indicó, el robo fue detectado en la mañana del último miércoles, cuando personal del Escuadrón encontró violentadas las rejas de la sala de armas.

El juez federal de Orán, Raúl Reynoso, informó hoy que hay siete gendarmes detenidos por el hecho y dio detalles del material robado.


Desde el sector oficial, la Gendarmería remitió las consultas sobre el caso al Ministerio de Seguridad de la Nación, y la cartera que conduce María Cecilia Rodríguez no se había pronunciado hasta las últimas horas de la tarde de este viernes.

En tanto, el juez Reynoso precisó al diario La Gaceta de Salta que en las últimas horas se hizo una inspección en el Escuadrón, y añadió que serán citadas más personas a declarar (aunque no precisó si en calidad de testigos o imputadas) y aclaró que esperará a que avancen las pericias para definir la situación procesal de los gendarmes arrestados.

Entre las pruebas figura la recolección de huellas dactilares en el lugar donde se encontraban las armas.

El juez precisó que faltó "una docena de armas de diferentes tipos", entre las cuales había pistolas 9 milímetros, y advirtió que al lugar donde estaba el arsenal sólo tenia acceso personal de la Gendarmería.

Cuando le preguntaron si el hecho podría tener vinculación con el narcotráfico, el juez respondió: "Espero que no..., ya tenemos muchos problemas con tráfico de personas, contrabando y tráfico de estupefacientes".

Por su parte, el fiscal federal de Orán, José Luis Bruno, declaró al diario El Intransigente que "se ha ordenado la detención de siete personas que eran las que estaban encargadas de la custodia del Escuadrón".

Según precisó, se trata del "encargado de la guardia, el cuartelero, dos gendarmes que se encontraban en la sala de operaciones que está contigua a la sala de armas y los encargados de la sala de armas, porque las armas tienen que tener cierta seguridad que obviamente en ese momento no la tenían".