Dieta asiática: 11 maneras de comer y perder peso

Mediante la práctica de estos hábitos dietéticos tendrás salud y energía para toda la vida.
Lunes 16 de noviembre de 2015
El enfoque del plan de dieta asiática es crear bienestar. Mediante la práctica de estos hábitos dietéticos tendrás salud y energía para toda la vida.

Todos sabemos que: “La salud no es simplemente la ausencia de enfermedad” – Hannah Green Piensa en formas de comer lo que te gusta y disfrutar de lo que comes siguiendo estos secretos de la dieta asiática.

Esta lista ha sido perfeccionada y practicada durante siglos. Parafraseando a Sun Simiao, el gran médico chino del siglo VI, uno está desperdiciando el talento de un gran médico si en primer lugar no controla lo que está comiendo. Esto sigue siendo cierto hoy en día. También considera cuándo comes y cómo comes mientras lees las siguientes recomendaciones.

1. Limite las bebidas durante las comidas, especialmente frías

Los estadounidenses tienen la mala costumbre de beber un vaso de agua fría o un refresco en las comidas, con sólo cambiar este hábito tendrás una mejor digestión de los alimentos. Limita la ingesta de líquidos durante tus comidas y dejarás de diluir las enzimas digestivas que son tan importantes para una buena digestión. El té verde u otros té calientes antes de una comida favorecen la actividad enzimática y ayudan a mejorar tus capacidades digestivas. Es mejor beber líquidos 30 minutos antes o después de las comidas, no durante.

2. Disfrute de una sopa con frecuencia
La sopa es un alimento con un alto contenido de nutrientes y que llena rápidamente. No necesitas tomar mucha, media taza resulta beneficiosa. La mayoría de las sopas asiáticas se hacen con huesos y/o combinaciones de verduras por lo que estás recibiendo una gran cantidad de vitaminas y minerales, incluso con una pequeña porción. Ya sea que se trate de una sopa de caldo de hueso, de vegetales o de miso, las sopas son ricas en vitaminas y minerales y son de fácil absorción. En segundo lugar, pero igualmente importante, es que la temperatura caliente de la sopa (así como la del té) pueden mejorar el proceso digestivo.

3. Coma en una relación de 3 a 1 verduras por cada porción de carne
3 a 1 significa que consuma una cantidad de verduras tres veces superior a la cantidad de carne. La dieta de carne y papa en Estados Unidos no deja mucho espacio en el plato para los vegetales. De hecho, el vegetal favorito de los estadounidenses, las papas, (por ejemplo, las papas fritas), se deberían sustituir por batatas si es que realmente no puedes vivir sin el almidón. Mejor aún, intenta comer verduras con sabores amargos. Dale a los rábanos, la achicoria y el melón amargo un lugar en tu plato.

4. Raciones pequeñas y palillos
Los tazones y platos pequeños son una excelente manera de comer porciones más pequeñas. Me encanta mezclar pequeños y atractivos platos y cuencos en diferentes formas y tamaños. No sólo es estéticamente agradable comer en ellos sino que ayuda a comer porciones más pequeñas. Los palillos son otra manera fácil de evitar las “técnicas de pala” al comer. Para un occidental promedio que no tiene experiencia usando palillos, está garantizado que ralentizarán el ritmo de consumo y le darán tiempo al estómago para que envíe un mensaje al cerebro de que ya estás lleno y que es hora de dejar de comer.


5. Arroces combinados
La combinación de arroz negro, marrón, rojo, o incluso morado, resultan nutricionalmente más densos que el arroz blanco o marrón solos (el mejor es el arroz menos procesado ya que es rico en vitamina B). En Asia el arroz se come como complemento de la comida, no como un plato principal. El arroz siempre ha sido un hidrato de carbono popular, barato para cultivar, y fácil de transportar y almacenar.

Pero como todo hidrato de carbono éste se convierte en azúcar durante el proceso digestivo, esto significa que puede causar un efecto dramático en nuestro índice glucémico, lo que es bueno cuando se necesita energía rápida, pero es malo si quieres evitar fluctuaciones del azúcar en la sangre y también es dañino para aquellos que son diabéticos o pre-diabéticos. Los arroces combinados tienen menos almidón, por lo tanto resultarán en menos azúcar y menos calorías.

6. No todas las noches son noches de postres
Mis hijos son testigos desde que eran muy chicos, de que si preguntaban por el postre, mi respuesta estándar era “esta noche no es noche de postre”. Tengo que admitir que esto no funcionó tan bien luego de que cumplieron 7 años, pero aun así es una gran regla de oro. Si no puedes prescindir del postre come una fruta. La fruta es nutritiva y deliciosa, y un tradicional postre asiático, córtala y sírvela de una manera divertida e interesante para que sea más emocionante. Los pasteles azucarados, las galletas y los helados son sólo para celebraciones especiales.


7. Mariscos – mira la comida de manera diferente
No hay necesidad de repetir lo que ya sabemos. Las investigaciones apoyan esta práctica común en la dieta asiática de comer pescado todos los días, ya hemos escuchado acerca de los aceites saludables provenientes del pescado. El pescado siempre ha formado parte de la dieta del hombre en casi todo el mundo, no sólo en Asia, pero la cultura asiática la ha mantenido, mejor que en la mayoría de los otros lugares, como parte de su herencia viva.

8. Los aperitivos asiáticos son más saludables
Echa un vistazo a los bocadillos que comen los asiáticos, y compáralos con las papas fritas y galletitas que comen los estadounidenses, vas a entender en parte la razón por la que ellos tienen tanto sobrepeso y los asiáticos no. Elije bocadillos de algas, nueces, frutos secos y semillas.

A mí me encantan las semillas de calabaza y girasol. Son fáciles de encontrar en casi todos los mercados. Estos bocadillos saludables están llenos de micro-nutrientes, vitaminas y minerales, y las opciones son ilimitadas. Una advertencia, ten cuidado con el contenido de sal de los maníes. Es preferible comerlos crudos, pero la verdad no son tan sabrosos como los salados. Si realmente quiere que tengan sal, pruebe las versiones “ligeramente saladas”.

9. Optimizar las temperaturas de los alimentos con las estaciones
No se debe pasar por alto la temperatura energética de los alimentos, así que come alimentos que generen calor en un clima frío, y alimentos refrescantes en climas cálidos. Esta regla de oro de mucho sentido común casi no se menciona en Asia porque simplemente se practica. Las bebidas frías y los alimentos fríos como el apio, los melones y las ensaladas frías, no se consumen en medio del invierno.

En un clima frío se prefieren las sopas calientes y los guisos con carne, porque esto es lo que el cuerpo necesita. Un caluroso día de verano es el momento perfecto para una sandía o una bebida refrescante hecha con aloe y pepino, cada alimento tiene una temperatura energética y actúa sobre el cuerpo en consecuencia. Comer los alimentos que tienen la temperatura correcta durante las diferentes estaciones del año es una parte importante de una dieta saludable.

10. Evite la leche de vaca y las combinaciones con leche
La leche no combina bien con casi nada ya que mientras nos aporta demasiado calcio no nos da el suficiente magnesio. La leche de vaca está completamente ausente en la dieta asiática. Otras culturas, como las normas kosher de los judíos se dieron cuenta hace miles de años que los productos lácteos se deben comer separados de otros alimentos.

Si usted no puede renunciar a la leche de vaca, por lo menos, no ignore el principio de la combinación de alimentos. La combinación de los alimentos equivocados, por ejemplo los productos lácteos, ralentiza la motilidad intestinal a paso de tortuga, exactamente lo contrario de lo que es mejor para una digestión saludable. Los reemplazos para la leche de vaca hoy en día son más fáciles de conseguir que nunca con la llegada de las leches de almendra, coco, arroz o soja orgánica.

11. Son los movimientos intestinales regulares
Una alimentación saludable y una buena digestión crean movimientos intestinales sanos, y un intestino sano es un intestino limpio. Aunque a menudo no se habla de ello en la dieta occidental estándar, un mínimo de una evacuación al día es absolutamente necesario. Gran parte de nuestro sistema inmunológico depende de nuestra salud intestinal, y esto es una de las razones de por qué una digestión adecuada es clave para la optimización de nuestra salud y bienestar.

Este es el método de desintoxicación natural de nuestro cuerpo, y es el último de los consejos de la dieta asiática en esta lista. Observe el Skinny Boost Herb Pack, o fórmula de hierbas chinas para mejorar la salud intestinal, que es la fórmula número 1 usada en Japón para mejorar los resultados de la pérdida de peso y desintoxicar el intestino suavemente y con seguridad. (Fuente: La Gran Época).