Contra el terrorismo: Francia se rearma con medidas inéditas

El presidente Hollande anunció un cambio de la Constitución para dar más poderes al Ejecutivo. Ganará competencias en registros, vigilancia de sospechosos y actuaciones policiales sin orden judicial.
Martes 17 de noviembre de 2015
El presidente de Francia, François Hollande, anunció una reforma constitucional que mejore las medidas para luchar contra el terrorismo al tiempo que "se protejan las libertades fundamentales". Ha admitido que sus medidas para reforzar la lucha contra el terrorismo supondrán un aumento del gasto, pero considera que "en las circunstancias actuales, el pacto de seguridad se sobrepone al pacto de estabilidad" presupuestaria.

De esta forma, Francia reforzará "sustancialmente los medios de la justicia y de las fuerzas del orden" con 8.500 efectivos suplementarios en la lucha contra el Estado Islámico. Hollande ha adelantado que se crearán "5.000 empleos suplementarios de policías y gendarmes en dos años para subir a 10.000 creaciones en el quinquenio" presidencial, que termina en 2017. Además, se convocarán 2.500 puestos adicionales en el área de justicia y otros 1.000 puestos más en las aduanas.

"Los autores de esos atentados deben saber que Francia ha derrotado a adversarios más temibles que estos cobardes asesinos"
En una comparecencia extraordinaria en el Palacio de Versalles, ante diputados y senadores, Hollande ha advertido de que "esta guerra afecta a todo el mundo, no sólo a Francia". En este sentido, ha adelantado que enviarán el portaaviones Charles de Gaulle para luchar contra el Estado Islámico en Siria a partir del jueves. "Seremos implacables", ha rematado.

Tras reiterar que se trata de "un acto de guerra", el presidente afirmó que los terroristas atacan a Francia "porque es un país de libertad y la patria de los derechos humanos". "Los autores de esos atentados deben saber que Francia ha derrotado a adversarios más temibles que estos cobardes asesinos (...) Quienes han desafiado a Francia han acabado siendo los perdedores de la historia y volverá a ser así", aseguró Hollande.

El presidente francés pidió "sangre fría" a los ciudadanos en "estos momentos difíciles" y recordó que la sociedad gala "no se deja impresionar por el terror”. Consciente de que "hará falta tiempo" para ganar esta guerra, Hollande aseguró que "no hay guerra de civilizaciones porque el adversario no es una civilización".

El presidente rindió homenaje a las víctimas "procedentes de 19 nacionalidades", y a las fuerzas del orden y servicios sanitarios, al tiempo que agradeció las muestras de solidaridad procedentes de todo el mundo. "Tenemos que seguir trabajando, seguir saliendo, seguir viviendo, seguir influyendo el mundo", afirmó Hollande, que señaló que la Cumbre del Clima (COP21) que se abrirá en París la semana próxima "será un momento de esperanza y de solidaridad".