¿Es correcto tener sexo en la oficina?

Viernes 4 de diciembre de 2015
Tener un romance con un compañero de trabajo puede resultar excitante, más cuando se tiene tan poco tiempo para buscar pareja en lugares diferentes a la oficina. Además, puede ser estimulante intercambiar miradas seductoras y aparentar seriedad y profesionalismo en reuniones de trabajo, cuando ambos están pensando en el increíble sexo que tendrán al salir de ahí.

“Correcto” o “incorrecto”, este es el debate, de hecho los sicólogos organizacionales no lo recomiendan porque pueden involucrarse sentimientos, no obstante si esto no se da entonces ¿por qué no?.

Aunque no se va a negar que puede traer consecuencias en el desempeño, a unos puede hacerlos trabajar más porque los motiva la idea de salir de trabajar y desquitarse, mientras a otros le puede resultardesconcertante tener a esa persona que es objeto de deseo cerca y tener que trabajar.

Por eso es importante que seas precavido e inteligente si quieres participar en este juego. No querrás arriesgar tu trabajo por una aventura sin futuro. Así que aquí algunas instrucciones para disfrutar sin renunciar.

1. Escoge tu pareja sabiamente. Si está por encima de ti, no puede “estar encima tuyo”, y si está debajo de ti, no podrás “estar encima de él”. Lo más recomendable es que se encuentren en la misma posición laboral. De lo contrario, hay un mayor riesgo de que algún colega envidioso empiece a sospechar.

2. No confíes en nadie. Con discreción seguro disfrutarás más los encuentros casuales con tu amante.

3. Niégalo todo. Si fuiste lo suficientemente inteligente como para no usar el correo electrónico interno para escribir mails obscenos y no hay evidencia alguna ante las cámaras de seguridad, nadie puede estar seguro que ustedes dos están teniendo un romance.

4. Por último averigua cual es la política de Recursos Humanos acerca de este tema. Hoy en día muchas empresas justifican este tipo de relaciones en el trabajo, pues han demostrado incrementar la felicidad de los mismos, y por ende la productividad. (Fuente: Fucsia)