Abad inició segundo período en la AFIP

Quien reemplaza a sus sucesor, Ricardo Echegaray, será acompañado en la gestión por Castagnola al frente de la DGI, Juan Gómez Centurión en la Aduana, y Guillermo Ramírez, en Recursos de Seguridad Social.
Lunes 14 de diciembre de 2015
El presidente Mauricio Macri le tomó juramento a Alberto Abad, quien asumió su segundo período al frente de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), con el primer objetivo de regularizar las compras de dólar ahorro y coadyuvar en el levantamiento a las restricciones al comercio exterior.

En la ceremonia realizada en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno, el Presidente recordó que tiene la "suerte" de conocer a Abad "desde hace por lo menos 20 años", y que lo convocó al gobierno por el "respeto" y la "honestidad" que "inspira", y dijo esperar que esas cualidades "en unos años sean una normalidad" en la administración.

Abad, quien reemplaza a sus sucesor, Ricardo Echegaray, será acompañado en la gestión por Horacio Castagnola al frente de la DGI, Juan José Gómez Centurión en la Dirección General de Aduana, y Guillermo Ramírez, en la Dirección de Recursos de la Seguridad Social.

Luego del juramento Abad se reunió con sus colaboradores y comenzó a analizar alternativas al sistema de autorización para compra de dólar ahorro.

No obstante, cualquier medida al respecto será incluida dentro del paquete de medidas que planea anunciar el ministro de Hacienda, Prat Gay, para transparentar el mercado cambiario.

Por otro lado, Abad deberá establecer los mecanismos para llevar adelante el levantamiento de las denominadas DJAI, que se eliminarían a partir del 1º de enero de 2016.

Abad asumirá con la obligación de ser eficaz en la gestión, para cumplir con los objetivos de recaudación que se verán afectados por la rebaja de impuestos a las exportaciones de cereales que anunció hoy Macri en una visita a la ciudad bonaerense de Pergamino.

Además, durante 2016 los ingresos fiscales también se verán afectados por la reducción en el impuesto a las ganancias para la cuarta categoría que prometió la administración macrista.