Platini decide no declarar ante la justicia interna de la FIFA

"Con esta decisión, pretende comunicar su más profunda indignación ante un procedimiento que él considera como únicamente político”, señalaron sus abogados.
Miércoles 16 de diciembre de 2015

Michel Platini decidió no acudir a la audiencia que tenía prevista ante la justicia interna de la FIFA, sólo un día después de que comparezca Sepp Blatter, mientras que el veredicto final del caso, se espera a partir del lunes 21 de diciembre.

La cercanía del desenlace del "caso Platini" ha acelerado los acontecimientos: Michel Platini decidió este miércoles 16 de diciembre no acudir a la audiencia que tenía prevista ante la justicia interna de la FIFA el viernes 18 de diciembre a las 9:00 de Zúrich, sólo un día después de que comparezca Sepp Blatter, mientras que el veredicto, en el que ambos podrían ser apartados de por vida del mundo del fútbol, se espera a partir del lunes 21 de diciembre.

"Con esta decisión, Michel Platini pretende comunicar su más profunda indignación ante un procedimiento que él considera como únicamente político, y dirigido a impedirle presentarse a la presidencia de la FIFA", señalaron sus abogados a la AFP en un comunicado.

Sus abogados sí estarán presentes en la audiencia, pero no lo hará el tres veces ganador del Balón de Oro porque "el veredicto ya ha sido anunciado en la prensa por un portavoz" de la justicia interna de la FIFA, "en contra de la presunción de inocencia".

El motivo es la entrevista concedida el viernes al periódico L´Equipe por el portavoz de la cámara de investigación de la Comisión de Ética, Andreas Bantel: "Platini será sin duda suspendido por varios años, y en lo que concierne a Blatter, no hay mucha diferencia entre una suspensión de algunos años y una suspensión de por vida". En el centro del dosier se encuentra el controvertido pago de 1,8 millones de euros recibido de Platini en 2011 a manos de Blatter por un trabajo de asesor terminado en 2002, sin que mediara un contrato escrito.

"Precipitada e infundada"

"En ese dosier el tema de la corrupción está bien claro", dijo Bantel, antes de apuntar: "Y en el supuesto de que el argumento de la corrupción no sea aceptado por la cámara de enjuiciamiento, hay muchos otros delitos contra la ley, como el conflicto de intereses, la gestión desleal, o la falsificación de cuentas".

Bantel indicó el sábado a la AFP que la entrevista publicada por L´Equipe "no estaba autorizada", aunque después matizó que como portavoz de la cámara de instrucción de la FIFA tenía el derecho de dar su opinión sobre posibles sanciones.

"Además", señala el entorno de Platini, "esas declaraciones y la audiencia del 18 de diciembre se producen luego de los últimos elementos comunicados por su defensa, que establecen que la investigación se ha llevado de forma precipitada e infundada, pero igualmente que no está concluida, evidentemente, Michel Platini supo (el martes) que se estaban desarrollando nuevas investigaciones".

Se refiere a la nota interna a la UEFA, que data de 1998, revelada el 6 de diciembre por el Journal de Dimanche, y consultada más tarde por la AFP, que daba constancia de un futuro trabajo como asalariado de Platini ante la FIFA.

El exsecretario general de la UEFA Gerhard Aigner reconoció ante la cámara de enjuiciamiento que él era el autor de dicho documento, reveló a la AFP una fuente próxima al dosier.

El TAS, último recurso

Según el entorno del francés, esa nota es suspectible de disipar todo carácter oculto del "contrato oral" entre Baltter y Platini.

Blatter, por su parte, aseguró el lunes pasado en una carta a los miembros de la FIFA, que el famoso pago "había sido sometido al proceso administrativo integral, cuyos rasgos de corrección fueron confirmados por todas las instancias competentes de la FIFA, lo que incluye al Congreso".

Blatter tampoco eludió pronunciarse sobre las palabras de Bantel, que presentan "una dimensión tendenciosa y peligrosa". "Este proceso me recuerda a la Inquisición", añadió el dirigente suizo.

La única ambición de Blatter, de 79 años, era permanecer como presidente de la FIFA hasta el 26 de febrero, fecha de la elección de su sucesor. La candidatura de Platini está congelada durante el tiempo de su suspensión. Ambos podrán recurrir las posibles sanciones ante la propia justicia interna de la FIFA o ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS).