Lo que viene: así River intentará volver a Japón en 2016

Se van dos baluartes del mediocampo y quizás un delantero que no rindió como se lo esperaba. Gallardo quiere entre cuatro o cinco incorporaciones. Vuelve un volante central.
Domingo 20 de diciembre de 2015

La final del Mundial de Clubes ante Barcelona fue el último partido en River para piezas fundamentales del equipo de Marcelo Gallardo.Matías Kranevitter, jugará desde el año próximo en el Atlético de Madrid que dirige Diego Simeone y Carlos Sánchez, cerró poco tiempo antes de la cita en Japón, su pase al Monterrey de México.

Por el momento son ambos mediocampistas los únicos que dejarían el plantel aunque resta saber si Javier Saviola (que no marcó siquiera un gol desde su regreso al club) continuará o no jugando al fútbol o tomará la decisión de retirarse.

El técnico le pidió entre cuatro y cinco refuerzos de categoría. Quiere un defensor, dos mediocampistas y un delantero. Uno de los volantes es Nicolás Domingo. El jugador que surgió del club Millonario en 2005 y pasó luego por Genoa, Arsenal, Peñarol y Deportivo Cuenca, viene de representar a Banfield la pasada temporada y regresará a Núñez en 2016.

Los otros nombres por lo que River ya negocia son los de Joaquín Arzura (Tigre) y Gastón Gil Romero (Estudiantes de La Plata), ambos también pensados como primeras opciones para el mediocampo. Ramón Ábila, Ignacio Scocco y Emiliano Rigoni son otros nombres. El de Newell's es un viejo anhelo del “millonario”.

En defensa, el nombre que se busca es el de Stefan Medina, el colombiano de 23 años que juega en el Club Atlético Nacional de Medellín (rival del Millonario en la final de la Sudamericana 2014). Arriba, en tanto, la obsesión tiene un sólo nombre: Silvio Romero. El pedido de Gallardo es que el ex Lanús que juega en Jaguares de Chiapas, vista la camiseta de River en 2016.

Sin mucho tiempo para pretemporada y llamados, el “·Muñeco” sabe que no puede dormirse en relación al mercado de pases que se avecina. Para evitar la demora de clubes que especulan con los precios y jugadores que llegan tarde, el entrenador pidió nombres para todos los gustos.

La comisión directiva prometió los máximos esfuerzos económicos.