"El problema no va a ser la suba del dólar sino la baja"

Federico Pinedo, presidente provisional del Senado, sostuvo que “si vienen muchísimas inversiones a la Argentina va a haber que poner un límite para que no se destruya el dólar y ponga en peligro la producción nacional”.
Domingo 20 de diciembre de 2015
El presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, se refirió a las medidas económicas tomadas por el gobierno nacional en su primera semana de gestión y afirmó que se aplicarán "mecanismos heterodoxos" para que no se deteriore el poder adquisitivo de los salarios.

En diálogo con el diario La Nación, Pinedo calificó como "disparate" afirmar que el gobierno de Mauricio Macri sea neoliberal y dijo que se buscará proteger "la producción local, haciendo acuerdos de precios y salarios, acuerdos entre los empresarios y los sindicatos y cuidando que no haya prácticas monopólicas".
Para ese cometido, el senador estimó que se podrán utilizar las leyes de Defensa al Consumidor y de la Competencia para corregir cualquier abuso empresario.



Sobre las paritarias, Pinedo dijo que "la negociación salarial tiene que ser libre y responsable" y salió al cruce del titular de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo, quien anunció que pedirá 50 por ciento de aumento salarial.

"Es muy poco probable pensar que la inflación va a ser 50 por ciento en un gobierno nuestro. Si no, valdría 20 el dólar, pero valió 13 y pico. Está claro que tenemos una previsión a la baja de la inflación, no a la suba. Entonces supongo que van a acordar las empresas sobre esa base", añadió.

También se mostró satisfecho por el comportamiento del mercado cambiario: "Estar debajo de 14 y haber aumentado las reservas del Banco Central me parece un hecho impresionante para el futuro de la Argentina". Planteó, además, como un posible problema "que no caiga mucho el valor del dólar".

"El problema no va a ser la suba sino la baja, porque si vienen muchísimas inversiones a la Argentina va a haber que poner un límite para que no se destruya el dólar y ponga en peligro la producción nacional", afirmó.

También se refirió a la designación de jueces en comisión para la Corte Suprema de Justicia y sostuvo que la metodología no fue autoritaria.

"Hacer decretos no es ser autoritario. La Constitución le dice al Presidente: 'Usted puede nombrar a los funcionarios cuando hay receso en el Senado por decreto, sujeta la validez del decreto a que cuando se reúna el Senado, es éste el que toma la decisión, no usted'. Es una medida transitoria, corta, nada más".

Respecto de las reacciones que la decisión generó entre opositores aliados, Pinedo estimó que "el Presidente podría haberse hecho el distraído con este tema y tener un romance un poco más largo, sin pagar costos. Pero le pareció que tenía que mandar el mensaje de la independencia del poder político de la Justicia, el mensaje de que Argentina tiene que tener Justicia y para eso había que cubrir vacantes en la Corte. ¿Podría no haberlo hecho y navegar? Sí. Y no hubiera tenido críticas".

Acerca de la anunciada negativa del kirchnerismo para acompañar los pliegos de los nuevos jueces, afirmó que se trata de "una posición política".

"Hay que ver cómo hacemos, porque el acuerdo es imprescindible. Se requieren 2/3 del Senado para designar un juez", concluyó.