Juicio político contra Dilma Rousseff será reiniciado en febrero

Así lo confirmó el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, luego de que la Corte Suprema de Brasil ordenara que el trámite de destitución de la presidente vuelva a comenzar.
Martes 22 de diciembre de 2015
El presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Eduardo Cunha, confirmó este lunes que el trámite para un juicio político contra la mandataria Dilma Rousseff será reiniciado el año próximo, una vez que la Corte Suprema aclare algunos detalles sobre el proceso.

La Corte Suprema de Brasil decidió este jueves que el Congreso debe volver a iniciar el proceso de impeachment contra Dilma Rousseff y redefinió las reglas del procedimiento, en una decisión que da oxígeno a la mandataria.

Por 8 votos contra 3, los ministros del máximo tribunal del país decidieron que el Senado -donde el gobierno cuenta con mayor apoyo político que en la Cámara de Diputados- tendrá la palabra final para admitir o no un juicio político contra la presidenta.

"Sería incoherente que el Senado funcionara como un mero matasellos de papeles para ejecutar lo que determina la Cámara de Diputados. Actos mucho menores, como derrumbar un veto presidencial, dependen de la aprobación de ambas cámaras. Algo mucho más grave, como la destitución de la presidenta, ¿no debería depender también (de ambas cámaras)?", se preguntó el juez Roberto Barroso al defender la posición victoriosa.

La Corte anuló asimismo la comisión especial de mayoría opositora elegida la semana pasada por voto secreto y pidió reiniciar el proceso en una votación abierta.

El trámite de impeachment, lanzado a principios de mes por el presidente de la Cámara de Diputados y archienemigo de Rousseff, Eduardo Cunha, fue suspendido la semana pasada por la Corte Suprema después de la polémica elección de una comisión legislativa que debe analizar en primera instancia si el proceso debe proseguir o no.

La votación se realizó de forma secreta y resultó favorable a la oposición, lo que motivó a que aliados del gobierno recurrieran a la corte para frenar el proceso.

Con la decisión de este jueves, el parlamento de Brasil debe volver atrás y realizar de nuevo la elección de esa comisión, que dará los primeros pasos para destituir o no a la presidenta.

Luego será el plenario de la Cámara de Diputados quien deberá proseguir con el trámite, y según estipularon los ministros de la Corte Suprema este jueves, el Senado también deberá votar si admite o no el juicio contra la mandataria.