Murió el prestigioso abogado tucumano José Ricardo Falú

El reconocido jurista fue el integrante más joven de la historia de la Corte provincial. Durante su extensa carrera profesional pasó por los tres poderes del Estado.
Martes 22 de diciembre de 2015
El reconocido jurista tucumano José Ricardo Falú murió ayer a los 65 años, víctima de una enfermedad que lo había apartado de la vida pública en los últimos tiempos.

Falú se movió con presteza en el ámbito político y el legal. Fue un ajedrecista consumado frente al tablero de la cosa pública, sanguíneo como su ascendencia árabe le marcaba y resuelto al momento de repartir influencias y construir poder. Así se mantuvo en el candelero durante más de 30 años caracterizados por los vaivenes propios de estas tierras.

De la Facultad de Derecho salió con el título de abogado a los 24 años. Una década más tarde fue designado juez de la Corte, el más joven de la historia en la provincia. Antes había escrito el código de procedimientos penales que hoy es texto de consulta y estudio. Logros veloces y sorprendentes que lo apuntalaron en la tarea a la que se abocó con absoluta convicción: el de arquitecto del Poder Judicial tucumano. En 2000 retornó a Tribunales, esa vez en el rol de Ministro Fiscal, etapa en la que propulsó la creación de la Fiscalía Anticorrupción.

Casado en dos ocasiones, padre de seis hijos, le preguntaron mil veces por su relación con el gran guitarrista Eduardo Falú. Era su tío. Al sobrino lo sedujeron las cuerdas del poder. Concluido su paso por el Congreso retornó a Tucumán para comprobar que los dueños del escenario eran José Alperovich y Edmundo Jiménez. En 2008 los enfrentó al asumir la defensa del cortesano René Goane, contra quien se impulsaba un juicio político.

Tantos episodios subrayan la trascendencia de Falú y dimensionan su figura, tan compleja y efervescente como la vida institucional de Tucumán desde 1983 a la fecha.