Aníbal Fernández a Ritondo: "Ni siquiera custodia las casas de los familiares de los asesinos"

El ministro de Seguridad bonaerense vinculó al ex jefe de Gabinete a la fuga. El ex funcionario negó la denuncia y respondió con críticas al gobierno provincial.
Sábado 2 de enero de 2015
El ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, vinculó al exjefe de Gabinete Aníbal Fernández con los tres prófugos condenados por el triple crimen de General Rodríguez y el ex funcionario le respondió con críticas al operativo de búsqueda.

Al referirse a la presencia de los fugitivos en la zona sur del Conurbano bonaerense, Ritondo sostuvo que "Aníbal Fernández está involucrado con todo lo que tiene que ver con el submundo de Quilmes", ante lo cual Fernández le respondió que los prófugos "no andarían por ningún submundo sino por la casa de la suegra y la verdulería", al tiempo que cuestionó el operativo.

El cruce entre ambos dirigentes se produjo en momentos en que los condenados Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci evaden a los efectivos de cuatro fuerzas de seguridad que intentan dar con ellos sin éxito, pero que detectaron su presencia en el sur del Conurbano bonaerense.

"En una zona del Gran Buenos Aires delimitada estamos trabajando mucho. Hay algo que los llamó y que hace que inclusive después de Ranchos vuelvan a ese lugar y se sientan cómodos", señaló el ministro bonaerense sobre la presencia de los fugitivos en las localidades de Quilmes, Berazategui y Florencio Varela.

Sobre ese punto, resaltó que los Lanatta y Schillaci tienen "muchos contactos" y que "se entremezcla la política", ante lo cual apuntó contra Fernández, al considerar que "está involucrado con todo lo que tiene que ver con el submundo de Quilmes".

"Tiene que ver con muchas cosas que pasan en esa zona. Porque donde se toca está la foto de él o tiene vinculación con él, tiene mucho que ver con este submundo", lanzó Ritondo sobre el ex jefe de Gabinete.

Fernández había sido señalado por el prófugo Martín Lanatta en el programa "Periodismo para Todos" como partícipe del negocio del tráfico de efedrina e instigador del triple crimen de General Rodríguez, lo que fue desmentido por el entonces jefe de Gabinete y candidato a gobernador bonaerense.

Poco después, el ex jefe de Gabinete le salió al cruce a través de su cuenta de Twitter: "Le informo a Ritondo que sus prófugos no andarían por ningún submundo sino por la casa de la suegra y la verdulería".

"Es tan preciso el operativo que ni siquiera custodia los domicilios de los familiares de los asesinos. Pero mejor culparme a mí", agregó Fernández en un descargo cargado de ironía y críticas al Gobierno provincial.

"Y si en vez de buscar coartadas y culpables imaginarios se dedican a cumplir la tarea para la que los votaron? La seguridad de la provincia. Les tengo noticias a la gobernadora (María Eugenia) Vidal y a su ministro: La campaña se terminó", continuó.

El ex ministro coordinador de Cristina Kirchner también apuntó al portal del diario Clarín por la publicación de una fotografía en la que se lo ve junto a Marcelo Melnyk, conocido como "El Faraón", quien actualmente está detenido bajo la acusación de haber ayudado a los prófugos en su huida.

"Todos nos hemos sacado decenas de miles de fotos y seguiremos haciéndolo porque, no hay razones para negarse ante quien lo solicita de buena fe y no hay forma de distinguir a quienes no lo hace de la misma manera", explicó Fernández.

En este sentido y sin perder la ironía, sostuvo que "quizás Ritondo pide averiguación de antecedentes a los millones de personas que le piden sacarse fotografías con él".

En este tramo de su descargo vía Twitter, el ex funcionario nacional también criticó al periodista de Clarín Nicolás Wiñazky, a quien calificó como "uno de los responsables de la operación mediática que presentó al triple asesino (Martín) Lanatta como una víctima inocente".

"Resulta que me perjudicaron fatalmente en términos electorales y en pago, los ayudo en la fuga. Es de idiotas semejante delirio", señaló respecto de una nota publicada por el periodista.