Martín tenía 155 proyectiles cuando fue arrestado

Así surge del acta de la detención hecha por el comisario de la policía santafecina Miguel Angel Jalil, del cual surge que tenía varios cartuchos con distinto calibre, medicación y dinero.
Lunes 11 de enero de 2016
Martín Lanatta, uno de los tres prófugos del penal de General Alvear que fue detenido el sábado por la mañana, tenía en su poder unos 155 proyectiles de arma de fuego y ante la voz de alto de la policía respondió: "Ya está, ya está, me entrego".

Así surge del acta de la detención hecha por el comisario de la policía santafecina Miguel Angel Jalil, del cual surge que Martín Lanatta tenía varios cartuchos con distinto calibre, medicación y dinero.

"Alto policía, arriba las manos, arrodillese", le ordenaron los efectivos de la policía local cuando lo vieron correr en elarrocero Trimacer a la altura del kilómetro 68 de la rutaprovincial 1.

Lanatta respondió: "Ya está, ya está, me entrego", tras lo cual fue esposado sin resistencia alguna y trasladado a la comisaría de Cayastá.

Según establece el acta policial confeccionada en la comisaría de Cayastá, Lanatta tenía en su poder 3.625 pesos y un bolso en cuyo interior había 155 proyectiles de distinto calibre.

Un cargador metálico con 24 cartuchos 9 milímetros; otro con23 balas del mismo calibre; otro con 24; otro con 32 proyectiles punta bronce 9 milímetros; otros 43 balas calíbre 9 punta teflonada, 1 proyectil calibre 308 y 3 con la inscripción FN77.

Además, tenía en su bolso unos guantes camuflados, una agenda personal con contactos y medicación de distinto tipo: Emaplapril, Atenotol, dos blíster de diclofenax, y dos de Ranitidina.

Las fuentes explicaron a NA que las balas punta teflonada están prohibidas para uso civil y suelen encontrarse en operativos anti drogas.

Al ser detenido, según la descripción de los efectivos, Martín Lanatta tenía una camisa marrón, un pantalón corto de jean, cinturón y estaba descalzo.