Independiente y San Lorenzo empataron en Mar del Plata

Nicolás Blandi abrió el marcador a los 20 minutos del complemento mientras que Víctor Cuesta niveló definitivamente a los 39.
Miércoles 13 de enero de 2016
Independiente y San Lorenzo empataron 1 a 1 al cabo de un aceptable encuentro disputado esta noche en el estadio "José María Minella" de la ciudad balnearia.

Nicolás Blandi inauguró el marcador a los 20 minutos del complemento mientras que Víctor Cuesta niveló definitivamente el cotejo a los 39.

Este encuentro marcó el debut de los árbitros que se ubican detrás de los arcos para ayudar al principal y a los líneas.

Luego de algunas vacilaciones en defensa en el primer cuarto de hora el conjunto del debutante entrenador "azulgrana" dejó una mejor imagen que Independiente al cabo del período inicial.

A partir de la ubicuidad de Mussis, de las grageas de talento de Barrientos y de las proyecciones atinadas de ambos laterales, el "Ciclón" quedó mejor parado ante un pálido conjunto de Avellaneda, que pareció extrañar en demasía al emblemático Mancuello y a su socio Pisano en la creación.

Ausente sin aviso Trejo y con el retornado Gómez muy por debajo del nivel que se le vio en Quilmes, el único recurso al que apeló el "Rey de Copas" para llegar al dubitativo Devecchi fue algún rapto de inspiración de Benítez.

Demasiado poco como para comprometer a un San Lorenzo, que fiel a los preceptos básicos de Guede, asfixió la salida rival toda vez que el mismo disponía del control del balón.

Sólo un remate de Blandi a los 42 minutos que Rodríguez desvió a puro reflejo alteró un desarrollo con buenas intenciones pero que no permitió desmentir que se trataba de un típico partido de pretemporada.

En el complemento Pellegrino intentó con el ingreso de Aquino suplir la carencia citada pero dicho propósito se llevó a cabo a medias a partir de cierto relajamiento "santo" en la presión.

Ya con su extrema línea defensiva asentada San Lorenzo, pese a la lógica merma aeróbica apuntada, siguió ejerciendo superioridad por su sobre un adversario tan confundido como inexpresivo.

Una preciosa asistencia de Barrientos dejó en soledad a un afinado Blandi, quien con absoluta facilidad le ganó la posición a Toledo sometiendo al golero Rodríguez.

Pellegrino recurrió algo tardíamente a Méndez aunque unos pocos minutos en cancha le alcanzaron para contribuir a un cambio radical en relación al dominador del encuentro. A partir de su excelsa pegada se permitió estrellar un remate en el travesaño a los 34 minutos y cinco minutos después asistir a Cuesta, quien con un cabezazo vulneró la enésima floja salida de Devecchi.

Este encuentro dejó en evidencia un notorio cambio de sistema en el elenco de Boedo que requerirá de un ajuste que lo convierta en sostenido.

Respecto al "rojo" y pese a la mejoría mostrada en los últimos minutos no parece todavía tener la suficiente aptitud para dar un demorado salto de calidad dando la sensación que se será a partir de los arribos de algunos jugadores de renombre que estará en condiciones de revertir la marcada involución que sufre su propuesta.