Clausuran boliche que convocaba a la "noche del beso"

El local promocionaba en las redes sociales una curiosa fiesta de matiné en la que a varones menores de 16 años recibían un "billete" con el que "pagaban" a las chicas a cambio de cada contacto.
Viernes 15 de enero de 2016
Un local de Santa Fe que promocionaba en las redes sociales una curiosa fiesta de matiné en la que a varones menores de 16 años recibían un "billete" con el que "pagaban" a las chicas a cambio de cada contacto, fue clausurado preventivamente por las autoridades, por no contar con la habilitación correspondiente y por tergiversación del rubro.

La fiesta en horario de matiné iba a realizarse este viernes en un local habilitado como pelotero en la localidad de Villa Gobernador Gálvez, provincia de Santa Fe, con una singular convocatoria, que resultaba al menos polémica, y que tenía por título y consigna "la noche del beso".

Era una fiesta donde los chicos, todos menores de edad, recibirían por el pago de la entrada un "billete" por el valor de "un beso", con el que podrían comprar el favor de las chicas, y éstas, a su vez, juntando cuatro billetes accederían a una gaseosa o un pancho.

La movida, organizada por el local Goofy Eventos, estaba prevista para en el inmueble de San Martín 1838, y venía siendo difundida por la red social Facebook con 650 invitados, 67 interesados y 86 confirmaciones de asistencia.

"Seguimos con la gran matinee en goofy good night, ahora con la noche del beso. Junto con la entrada, a los chicos les vamos a dar un billete que dice "vale por un beso". Con ese billete, y juntando 4, las chicas los pueden cambiar por gaseosas, panchos y más (sic) en la barra. Este viernes no te podés perder. Venta de anticipadas a 40 pesos para los chicos. Las chicas entran gratis hasta las 21 (21:01 se cobra la entrada a 50 pesos)", rezaba el llamado de los organizadores.

La matiné de Goofy Good Night había sido inaugurada el 18 de diciembre con una fiesta con DJ en vivo y destinada sólo a chicos menores de 16. La segunda convocatoria fue el 8 de enero, con la "Fiesta en Blanco y Negro", desde las 20.00 a la una de la madrugada.

La "noche del beso" estaba rodeada de un halo de inocencia, casi de candidez. Como había sido en las otras matinés, solamente podían entrar chicos de hasta 16 años, y por los perfiles de quienes pensaban asistir parecía que el promedio de edad era bastante menor.

El nombre del local hablaba ya de un target precoz, el negocio advertía que no se expendería alcohol, ofrecía un espacio para los padres, y el billete que servía de moneda de cambio (emitido por el "banco de goofy good nigth") tenía la angelical carita de un bebé tirando un beso.

Sin embargo, la movida estaba llamada a generar debate, por cuanto el beso era la pieza de cambio, una remuneración que permitiría adquirir algo que se compra con dinero. Es decir, el precio de una mercancía.

No quedaba claro tampoco si la naturaleza o modalidad del beso ya estaba dispuesta por los organizadores o si sería la resultante de una negociación entre las partes interesadas en transacción.

En la misma página, algunos chicos se preguntaban sobre la fiesta y la cuestión del canje. "Che q onda con eso de los billetes? No entendiii", preguntaba una nena. Y otra la avivaba: "Un chape por billetes".

Enteradas las autoridades de la fiesta y su difusión en las redes sociales, fueron a constatar la situación legal y reglamentaria del local.

Goofy Eventos tenía ingresado en noviembre pasado un pedido de habilitación como pelotero y salón de fiestas infantiles.

Tenía otorgada una factibilidad y su habilitación definitiva estaba en trámite. Pero además, estaba funcionando como matinee, para lo cual no sólo se requiere que el local esté habilitado, sino un permiso especial, ya que este tipo de fiesta, que no está prohibido, tiene sí otros requisitos, sobre todo en materia de seguridad. Algo que nunca se informó.

A partir de la "noche del beso", el área de Control y Convivencia resolvió actuar de oficio e inhabilitar el lugar, por no contar con la habilitación pertinente y por promover un evento no permitido, que además desnaturalizaba el rubro para el cual había pedido permiso.

Así lo hizo saber el subsecretario del área, Raúl Domínguez, quien explicó que se trata de una clausura preventiva y esgrimió los motivos. "Intervenimos de oficio por los datos que recabamos en la red social Facebook y por la promoción que se hacía del evento, que es al menos cuestionable. El tema está ahora en manos del juez de faltas, quien tendrá que disponer si el local puede reabrir, una vez que haya cumplido con todos los requisitos", afirmó.

La clausura se llevó a cabo a las 18.00 de este jueves. A partir de ese momento, la página "noche del beso" fue bajada de Facebook.