En Mar del Plata esperan que la segunda quincena sea mejor

Respecto a los números de la primer quincena, el Ente Municipal de Turismo indicó que 602.011 turistas visitaron la ciudad de Mar del Plata, un 7.85% menos que en el mismo período del 2015.
Domingo 17 de enero de 2016

Representantes de turismo en Mar del Plata reconocieron que la temporada "arrancó algo demorada" debido a "los destinos internacionales que se convirtieron en competidores", como Brasil, aunque esperan con optimismo la segunda quincena de enero y febrero.

El presidente de la Cámara de Balnearios de Mar del Plata, Pablo Pilaftsidis, consideró que "enero arrancó algo demorado, venimos con días frescos y no típicos para estas fechas".

"El mayor problema es el clima ya que hay mucha inestabilidad. La gente, al tener información de cómo estará el clima de cuatro o cinco días en adelante, se retrae el alquiler por temporada, quincena o por semana. Eso ya ocurrió el verano pasado", aseguró.

Además, consideró que "por el cambio en el dólar la gente aprovecha la devaluación de Brasil para comprar paquetes turísticos".

"Vemos la segunda quincena y febrero con optimismo. Febrero del año pasado se trabajó mejor que en algunos días de enero", agregó.

Respecto a los números de la primer quincena, el Ente Municipal de Turismo (Emtur) indicó que 602.011 turistas visitaron la ciudad de Mar del Plata, un 7.85 por ciento menos que en el mismo período del año pasado.

En tanto, el presidente del Emtur, Emiliano Giri, anticipó "una mejora en la tendencia" y habló de "expectativas positivas para la segunda quincena".

"Los datos confirman lo que todos percibíamos: que la temporada no es lo negativa que desde el inicio del año se intentó mostrar, y que estamos en un punto de partida muy favorable para creer que la próxima quincena será aún mejor a la que acaba de terminar", sostuvo Giri.

Además, reconoció que una de las principales causas de la baja en el turismo es que "los destinos internacionales se convirtieron en competidores, especialmente Brasil por la devaluación del Real que abarató las posibilidades de cambio a favor del turismo emisivo desde la Argentina".