Cruceros nudistas, una nueva tendencia turística

Martes 26 de enero de 2016
Si hay playas nudistas y hasta resorts nudistas, ¿cómo no iba a existir un barco donde todos los pasajeros aparecen en cubierta como Dios les trajo al mundo? Donde hay demanda, hay compañías que organizan junto a navieras tradicionales estas travesías al desnudo. Y cuentan con un público fiel, acostumbrado a disfrutar en cueros de sus vacaciones. El tema tiene hasta vocablo propio en inglés: Nakation, combinación de naked (desnudo) y vacation (vacaciones).

No es un concepto nuevo. Hace más de 20 años, Nancy Tiemann, fundadora de Bare Necessities, una de las agencias de turismo nudista pioneras, llenaba cruceros con 600 pasajeros. «No es afán de subir a un barco y quitarse la ropa. Cuando te vas de vacaciones, apetece más rodearse de gente como tú, ya sean naturalistas o amantes del jazz», asegura Tiemann.

Cada día más lujosos y con mayor aforo, los cruceros nudistas están ideados tanto para solteros como para parejas. La etiqueta puede variar entre nude (nudista) o clothing-optional ( vestimenta, opcional). Esto no significa que usted tenga que sentarse a tomarse la ensalada de cuscús con el capitán en pelota viva. Hay ciertas reglas que deben interiorizarse y el decoro no se tira por la borda. Sentido común: a la hora de comer hay que vestirse, informal si quiere, pero hay que vestirse. Y cuando la embarcación amarra en el puerto, ya sea Barcelona o Bermudas, también conviene echarse algo encima.

Las normas y el ambiente

En cuanto a los itinerarios, no suelen ser cruceros aburridos, donde no hay tiempo para el relax. Al contrario, travesías cortas, sobre todo a destinos isleños en el Caribe o el Mediterráneo... Normalmente se navega durante el día, con paradas para practicar deportes naúticos o descansar en playas nudistas y se echa el ancla por la noche para disfrutar del ambiente porteño.

La agencia Castaway Travel, especializada en viajes para adultos, es una de las compañías donde se puede reservar un viaje nudista. Es también una buena fuente de consejos para los viajeros a los que les atraiga la experiencia. «Asegúrese de que lleva suficiente protección solar ya que le dará el sol directa e indirectamente». «Lleve siempre una toalla para sentarse sobre ella en todo momento».

La agencia también advierte de las reglas particulares y «bastantes estúpidas» de cada naviera, ya que algunas prohíben hasta llevar puestas joyas en este tipo de cruceros. Otras normas son universales: «No fotos, no videos, no imágenes electrónicas de ningún pasajero sin su expreso consentimiento». De hecho, si le pillan in fraganti tomando una foto en las zonas 'libres de fotos' del barco tiene casi garantizada la expulsión en el próximo puerto.