Argentina, entre los países más corruptos de 2015

El gobierno de Cristina Fernández de Kirchner dejó al país entre los peores calificados del mundo. Los datos surgen de la ONG Transparencia Internacional y basada en 168 países.
Miércoles 27 de enero de 2016
El informe anual de la ONG Transparencia Internacional estableció una clasificación de 168 países en 2015, a través de una escala de 0 a 100 puntos, que encabeza Dinamarca como el país menos corrupto, mientras que la Argentina de Cristina Fernández de Kirchner quedó entre los peores Estados en esta manera.

El informe recoge una visión panorámica sobre el nivel de corrupción, en función de la percepción que tienen a este respecto los ciudadanos de dichos países y muy diversos especialistas y colectivos consultados por diferentes organismos internacionales. Para establecer su índice, Transparencia Internacional agrupa los reportes de expertos de organizaciones como el Banco Mundial, el Banco Africano de Desarrollo o la fundación alemana Berteslmann, entre otros.

El Índice de Percepción de la Corrupción 2015 calificó a Argentina en el puesto número 107, a la par de países como Ecuador, Costa de Marfil o Bielorrusia, nación calificada por expertos como la "última dictadura de Europa".

En el informe se dejó un apartado especial para hablar de los países más corruptos llamado "The bad" (lo malo). "Investigar a los políticos no detendrá a determinados corruptos de enriquecerse a expensas de los ciudadanos. Muchos de los países que descendieron en el ranking tiene amplios recursos naturales, por caso Argentina, México o Venezuela, pero su largamente mantenida corrupción provocó una falta de desarrollo en seguridad, educación o salud", consigna el reporte de Transparency.

En 2011, Argentina estaba en el puesto 100. Pasó al 103 en 2012. En 2013 cayó al 106, y desde 2014 se mantiene en el 107.

Por su parte, Brasil es el país que más posiciones ha descendido en el índice, al empeorar 5 puntos y bajar 7 posiciones en una escala de 76. El escándalo de Petrobras empujó a la población a salir a las calles en 2015, y el inicio del juicio en este caso podría ayudar a que Brasil ponga freno a la corrupción.

Además de conflictos y guerras, los países en las últimas posiciones del ranking se caracterizan por su gobernabilidad deficiente, instituciones públicas frágiles como la policía y el poder judicial, y falta de independencia en los medios de comunicación.

¿Los países con menos percepción de corrupción? El ya mencionado Dinamarca se encuentra en el primer puesto y lo siguen: Finlandia, Suecia, Nueva Zelanda, Holanda, Noruega, Suiza, Singapur, Canadá y Alemania. Los países en las primeras posiciones presentan características comunes que son clave: altos niveles de libertad de prensa; acceso a información sobre presupuestos que permite al público saber de dónde procede el dinero y cómo se gasta; altos niveles de integridad entre quienes ocupan cargos públicos; y un poder judicial que no distingue entre ricos y pobres, y que es verdaderamente independiente de otros sectores del gobierno.