Disparó contra sí mismo para poder probar una teoría

Se trata de un científico noruego que asegura que, sumergida, una bala pierde potencia y se hunde en la mitad de su trayectoria.
Sábado 30 de enero de 2016
Andreas Wahl es un científico noruego que tenía la idea de demostrar que una bala disparada bajo el agua era inefectiva si el objetivo estaba a cierta distancia.

Decidió realizar un experimento para televisión, con la particularidad de que el objetivo... era él mismo.

El vídeo de la temeraria prueba tiene más de 7,5 millones de reproducciones en YouTube, conseguidas en apenas cinco días.

En él se ve cómo Wahl se sumerge hasta el cuello en una piscina, frente a un fusil.

Gracias a un mecanismo con una cuerda, es él quien puede disparar el arma.