Cómo alimentar equilibradamente a los chicos en verano

Martes 2 de febrero de 2016

Como en el resto del año, los niños tienen que seguir una alimentación balanceada, pero en esta época debe ponerse especial atención a las altas temperaturas que generan mayores posibilidades de deshidratarse.

Para evitarlo, es recomendable aumentar la ingesta de líquidos, como de frutas y verduras. Estas contienen mucho agua además de ser un alimento bajo en calorías y aportar vitaminas, minerales y fibra. Asimismo, es preferible que sean de estación para aprovechar todas sus propiedades nutricionales.

Lo ideal es ingerir estos alimentos en el momento para aprovechar todos sus beneficios. Las frutas pueden servirse en trozos, con jugo, leche o yogur, o también licuarse. Helados de jugos naturales son una opción nutritiva que a los niños les encanta. Las verduras pueden comerse en sopas frías que son livianas, hidratan y su cocción elimina bacterias.

Los hidratos de carbono deben constituir la sexta parte de la dieta. Se encuentran en pastas, arroz, papas, lentejas, cereales y frutas secas, por ejemplo. Por otra parte, una tercera parte de la ingesta diaria debe incluir el consumo de carnes, huevos, pescados y lácteos por su aporte de proteínas, hierro y calcio, necesarios para el crecimiento infantil. Las carnes y quesos deben ser preferentemente magros y se sugiere cocer los alimentos en la plancha y evitar freírlos.

Los horarios en la alimentación también son importantes. Mantener una rutina de alimentación, con horas definidas, ordena el apetito de los niños. Los chicos tienen que esperar al menos una hora y media para meterse al agua luego de comer. Comer relajado y masticar bien contribuye a una buena digestión. Los desayunos y meriendas deben incluir leche, cereales y frutas o jugos.

.

Lic. Marcela Ciaño, Jefa de Nutrición de la Clínica y Maternidad Suizo Argentina MN 1113