Un pueblo entero tiene el virus del dengue en Posadas

Vecinos de la localidad misionera de Yohastá denunciaron la falta de higiene y fumigación; casi el 80% de la población ya contrajo el peligroso virus.
Viernes 5 de febrero de 2016

Casi un pueblo entero tiene dengue en Misiones. Hace más de un mes que los contenedo­res rebalsan de bolsas de basu­ra atrayendo todo tipo de in­sectos. Eso, sumado a las re­cientes lluvias que provocaron el estancamiento de agua, con­virtió a la zona en el lugar pre­ferido de los mosquitos Aedes aegypti.

Más del 80% de los habitan­tes de las 16 manzanas de Yo­hasá, en la periferia de la capi­tal misionera de Posadas, están infectados con dengue. De­samparados, los vecinos denunciaron la falta de tareas municipales de prevención en términos de higiene, sanea­miento y fumigación.

"Los primeros días de enero le pedimos al presidente del barrio que trajera un contene­dor para sacar la basura de las casas. Lo llenamos en 24 horas y acá está desde hace un mes.

Llovió, salió el sol y volvió a llo­ver como ayer. Es un verdade­ro criadero de mosquitos. ¿De qué sirve limpiar, como nos pi­den, si no se llevan esta chata­rra?, se quejó Catalina Díaz, de 48 años, quien ya pasó por los desagradables efectos del den­gue. Según contaron algunos vecinos, los repelentes ya no hacen efecto.

"Todos nos estamos infectan­do acá. Gracias a Dios, todavía no murió nadie. Ahora, no sa­bemos por qué, pero los que más se están enfermando son los chicos", precisó Carolina en declaraciones a la prensa mi­sionera.

El hospital el René Favaloro, de Villa Cabello, recibe más de 300 consultas por día de pa­cientes con síntomas de den­gue, chikungunya y zika como estado febril, diarrea, mareos y vómitos. Los mismos son oriundos de Yohasá y barrios vecinos como Santa Rita, Garu­pá y Candelaria. Oscar Maida­na, jefe del departamento de enfermería del Favaloro, ase­guró que los pacientes se acer­caban al hospital afirmando que tenían dengue y quizá la fiebre que presentaban era consecuencia de las altas tem­peraturas y no del virus.

"De tanta cantidad de pacien­tes que consultaban se dejaron de hacer las pruebas de labora­torio en el hospital", reveló un vecino que pasó tres días con fiebre que superó los 40º y al menos 12 días en cama. "Acá, en esta chacra, casi todos los vecinos tuvieron síntomas pa­recidos a los nuestros o están empezando con los síntomas. Sería muy bueno saber qué secuelas habrá más adelante", explicó el especialista.

"Hasta el momento ningún político vino a ver qué es lo que pasa, pero cuando hay eleccio­nes vienen todos a pedir un vo­to y se van en promesas", dijo Cristina Villalba, una vecina.