Del dólar a la carne: hay “cepo” para la compra de asado

"Podés comprar dos millones de dólares, pero sólo podes adquirir dos kilos de asado", escribió un usuario de la red social Twitter, donde incluso #ElPrecioDelAsado se convirtió en hashtag.
Martes 9 de febrero de 2016
Un cartel de un supermercado de una reconocida cadena comercial que limita la venta de asado a dos kilos por persona o grupo familiar hizo estallar las críticas de los consumidores en las redes sociales.

"Podés comprar dos millones de dólares, pero sólo podes adquirir dos kilos de asado", escribió un usuario de la red social Twitter, donde incluso #ElPrecioDelAsado se convirtió en hashtag (etiqueta repetida) y saltó a la lista de los tópicos en Argentina.

Todo comenzó cuando un consumidor publicó en esa red social un cartel de un supermercado que reza: "Se informa que el límite de compra de asado es de 2 kilogramos por compra, persona o grupo familiar".

Militantes y simpatizantes del Gobierno aseguraron que la "racionalización" del popular corte de carne es porque ese supermercado lo tenía a la venta un 5 por ciento más barato que las grandes cadenas comerciales competidoras.

Pero desde la vereda opositora, kirchneristas y consumidores indignados con la situación se quejaron por "la racionalización" de venta de productos de consumo masivo que se inició en medio de una fuerte suba de precios.

El ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, había anticipado el 27 de enero pasado que esta situación podía llegar a darse en cualquier momento, por la falta de oferta en el mercado interno que responde a que "los productores se están volcando a la exportación".

La eliminación de las retenciones para el sector, sumada a la devaluación y apertura irrestricta de las ventas al exterior tiene por objetivo modificar la ecuación del consumo interno de carne bovina, para aumentar la rentabilidad de los exportadores.

La consecuencia la empiezan a pagar los consumidores ya que entre octubre del año pasado y enero de este año los precios en góndolas aumentaron hasta un 66 por ciento y ahora los supermercados comenzaron a limitar las ventas.

"Nos queda hacer concientización y trabajar sobre el consumidor, si éste se tiene que abstener de consumir, que lo haga", había dicho el funcionario macrista en declaraciones radiales al convalidar la idea de que los argentinos bajen su consumo de carne.