Vidal realiza otra oferta a docentes pero sería rechazada

Ofrecerán una leve mejora a lo propuesto hace una semana cuando ofrecieron una suba del 23,6% del salario inicial a pagarse en tres veces. Según gremios los porcentajes siguen “inaceptables”.
Viernes 12 de febrero de 2016
María Eugenia Vidal propondrá, a través de sus funcionarios, una leve mejora sobre el 23,6% que puso en la mesa de negociación hace algunos días. Entonces, fue rechazada por el Frente Gremial Docente y Udocba, entidades representativas de los 330.000 maestros que presionan con 10.000 pesos de sueldo inicial. Esto representa una suba de, al menos, 35%.

Ahora, la provincia de Buenos Aires, estaría dispuesta a ofertar algún punto más en el estándar salarial discutido hace unos días con sindicalistas.

Según la representación gremial, los porcentajes siguen “inaceptables”. “Son insuficientes”, insiste Mirta Petrocini, secretaria general de la FEB. “En estas condiciones no hay arreglo posible”, advierte Miguel Díaz (Udocba).

El riesgo es la huelga. La posibilidad de no iniciar las clases. Esa eventualidad es descartada por las autoridades de la administración Vidal. Una fórmula en ensayo es el desdoblamiento de la paritaria, con una nueva tanda de discusión en agosto. Mendoza y Córdoba están en ese tránsito informal. Y el gobierno nacional de Mauricio Macri no se opone a este esquema de acuerdo.

Para Macri, el inicio de clases en Buenos Aires es prioridad. Está dispuesto a un auxilio adicional a la Provincia para el cumplimiento de los compromisos salariales, sin “vulnerar” la pauta de aumento prevista de hasta el 25%, si se realiza en un solo tramo.

En Buenos Aires los volúmenes de recursos que deberán volcarse a la mejora de sueldos resultan muy importantes. El dato: un solo punto de incremento salarial consumirá 1750 millones de pesos anuales.

Hace una semana, los funcionarios bonaerenses propusieron a los equipos técnicos sindicales una suba del 23,6% del salario inicial a pagarse en tres veces: enero (retroactivo), marzo y agosto. En agosto recién llegarían a los 9.000 pesos, cuando reclaman 10.000 a partir de enero.

Esperan encontrarse en una diagonal de ese camino. La posibilidad de una “paritaria corta”, es decir con posibilidades de revisar las proyecciones a mitad de año, aparece como un resquicio en la negociación.

Los sindicalistas plantean “paritaria abierta”, que significa otro formato; en el fondo se trata de lo mismo: inflación.

Si Macri no acierta en las soluciones a mediano plazo para contener los indicadores inflacionarios la presión salarial será más intensa.