Los custodios de Nisman se negaron a declarar

Indagaron a los dos hombres que estaban de turno el 18 de enero de 2015, cuando fue hallado el cuerpo del fiscal.
Sábado 13 de febrero de 2016
Los dos custodios de Alberto Nisman que estuvieron de turno el domingo 18 de enero de 2015, cuando el fiscal fue encontrado muerto en el baño de su departamento, Armando Niz y Luis Miño, se negaron a declarar ante la jueza Fabiana Palmaghini. La magistrada los había citado a indagatoria en diciembre, cuando los imputó por el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público. Palmaghini decidió, además, rechazar el pedido de las querellas para que el caso pase a la justicia federal.

Miño y Niz ya habían de alargado varias veces en esta causa ante la fiscal Viviana Fein, a cargo de la conducción de la investigación hasta diciembre, pero siempre lo hicieron como testigos y no como imputados. Haciendo uso de su derecho, esta vez Miño y Niz prefirieron guardar silencio.

Pero la negativa de los custodios de la Policía Federal a declarar no es la única novedad en la causa Nisman. Palmaghini recibió la última semana un escrito de Gabriel Palmeiro, abogado del informático Diego Lagomarsino, pidiéndole la nulidad de la junta interdisciplinaria convocada por la jueza en enero.

Según Palmeiro, esa prueba ya fue concretada cuando expertos oficiales y los designados por las partes, se reunieron en las juntas médica y Criminalística para analizar los datos de la causa y definir si a Nisman lo mataron o se suicidó. Para el abogado, ese análisis dio como resultado informes de cada una de las Juntas, por lo que repetir ese procedimiento solo llevaría a demorar y “confundir” aún más la investigación.

El jueves, los abogados de las hijas de Nisman, Iara y Kala, presentaron otro escrito en el que advirtieron a la jueza sobre la inexistencia de algún impedimento legal para repetir esa prueba si así lo requiere la magistrada y destacando que a diferencia del trabajo realizado por las juntas que convocó Fein, en esta oportunidad la jueza propone que médicos y criminalistas trabajen juntos y lleguen a una conclusión común. Incluye, además, la designación de nuevos peritos de parte y oficiales que se integrarán a los que ya venían trabajando. Los expertos de Gendarmería consultados por Palmaghini y la prestigiosa genetista Primarosa Chieri, contratada como perito de parte por la madre del fiscal, Sara Garfunkel.