Nueva tendencia: el Sexo Kinky se impone entre jóvenes

Viernes 19 de febrero de 2016
A la hora de tener sexo cada persona es un mundo y, por tanto, lo que estimula a una persona puede que no lo haga a otra. Hay muchas posturas y maneras de tener sexo y cada ununo ha de buscar la que le resulte más placentera. Por ello, hoy acercamos una opción que quizá no conozcan pero que debéis probar para ver si es de su agrado. Se trata del sexo kinky. Pero, ¿en qué consiste?

Pues bien, al hablar de sexo kinky se deriva de una expresión que hace referencia a lo torcido para diferenciarse de lo “lineal” y hace referencia a los encuentros sexuales en los que constantemente se están introduciendo cambios para no entrar en la rutina: desde el uso de los espacios a los cambios de posturas con o sin la consulta del kamasutra. En definitiva, lo que busca esta modalidad es no hacer siempre lo mismo en la cama.

A su vez, dentro del sexo kinky existen diversas modalidades que van desde el bondage, la dominación y el sado. Si queréis vivir emociones fuertes, lo mejor será que habléis con vuestra pareja para ver todo lo que podéis hacer en la cama y llegar a un acuerdo, quizá este tipo de sexo sea lo que necesitéis para no caer en la rutina.

No obstante, lo que está claro es que en el sexo siempre es importante sorprender a la pareja, llevar la iniciativa y no ser egoísta. Si escuchamos qué quiere nuestra pareja seguro que podremos tener una relación más satisfactoria para ambos, puesto que la comunicación ha de ser mutua y el hecho de complacer al otro también. Explorar ambos nuevas posturas o prácticas en la cama y veréis como os pondréis a cien siempre con vuestra pareja, sin rutinas tediosas.