Caló estima inflación de 42% y unos 5 mil trabajadores menos

El jefe de la CGT Alsina y de la UOM dijo que es "gravísimo" lo que ocurre con inflación y "libre importación". Peligran más de 5 mil puestos de metalúrgicos. Pide negociar salarios cada 3 meses.
Viernes 26 de febrero de 2016
El jefe de la CGT Alsina y de la UOM, Antonio Caló, advirtió hoy que es "gravísimo" lo que ocurre en el país con la inflación, que la proyectó en "42 por ciento" anual, y con la "libre importación de productos", a raíz de la cual peligran, según alertó, entre 5.000 y 10.000 puestos de metalúrgicos.

Además, insistió con que los máximos responsables de las tres vertientes de la CGT están "desilusionados" con la postergación del Gobierno para 2017 de la reforma de las escalas del Impuesto a las Ganancias aplicado a los salarios, que derivó en la cumbre sindical de ayer en el edificio de la calle Azopardo.

Asimismo, sobre las futuras paritarias de su sector, expresó que su gremio reclamará un incremento salarial "del 30 por ciento para arriba", al tiempo que advirtió que "ningún gremio va a firmar por menos" de ese porcentaje y alertó que, "para poder corregir salarios", hay que "discutir con los empresarios" cada "dos o tres meses".

"Tenemos problema por el Impuesto a las Ganancias (aplicado a los salarios), es un problema grave porque hay trabajadores que pagan Impuesto a las Ganancias y no es justo, pero lo más grave que tenemos es el impuesto de la inflación. Gravísimo", alertó Caló en diálogo con radio La Red.

Y amplió: "Yo tengo mi estadística propia. El año pasado, me dio 32,5 por ciento y, este año, como viene la proyección me está dando casi el 42 por ciento (anual), como viene la proyección por estos tres meses".

"Los compañeros que yo voy a visitar a la fábrica dicen 'mirá, Caló, antes cuando entrábamos a trabajar, los muchachos se compraban una docena de facturas para tomar mate. Y ahora la factura vale 82 pesos'", graficó.

Luego, al hablar como líder de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), dijo que "como institución, como gremio", su "mayor problema es la importación de productos que vienen del extranjero". "Yo creo que, en dos meses, la UOM se queda con cinco, diez mil trabajadores menos de la actividad", alertó.

Después, al criticar la postergación del Gobierno para 2017 de la reforma de las escalas del Impuesto a las Ganancias aplicado a los salarios, dijo que cuando "el presidente (Mauricio) Macri hizo el anuncio de que no mandaba las tablitas el primero de marzo (al Congreso), nosotros (por los jefes de las tres CGT) nos sentimos un poco desilusionados".

"Porque estábamos convencidos de que no era lo ideal lo que había solucionado (en principio) pero, con la solución de la tablita, más o menos salíamos del paso para tirar para adelante", sostuvo.

Y recordó: "Se trabó, después salió la resolución, el decreto de la AFIP y vimos que estaban pagando más trabajadores de los que pagaban".

"Entonces, uno se siente un poco desilusionado. Entonces, tratamos de juntarnos con nuestros compañeros. Fuimos (ayer) a la CGT (Azopardo) y formamos un observatorio para que los diputados gremiales que están en el Congreso presenten un proyecto acorde a lo que nosotros necesitamos", manifestó.

Y agregó: "Nosotros necesitamos que el trabajador no pague más el Impuesto a las Ganancias. Que se corrija la tablita. Lo que queremos es que, de una vez por todas, se solucione".