Corazón: mujeres, más sensibles que los hombres

Un informe asegura que ellas corren más riesgos que ellos a la hora de padecer las enfermedades cardiovasculares.
Martes 8 de marzo de 2016

Una de cada tres mujeres muere como consecuencia de las enfermedades cardiovasculares, que son la primera causa de fallecimiento en el género femenino, según se informó en el marco del Día Internacional de la Mujer, que se celebra hoy.

En ese contexto, la Fundación Cardiológica Argentina, a través del programa Corazón y Mujer, promovió la toma de conciencia acerca de la importancia que tiene para la mujer cuidar su corazón y prevenir los factores de riesgo que lo enferman.

La médica cardióloga Bibiana Rubilar de Seggio, secretaria de la Fundación Cardiológica Argentina, explicó que si bien la incidencia de infartos en el hombre sigue siendo mayor, "lo cierto
es que cuando ocurre un evento coronario suele ser más crítico en la mujer".

"Esto podría encontrar una respuesta en que, frecuentemente, las mujeres desestiman la enfermedad cardiovascular y suelen consultar al cardiólogo más tardíamente y por consiguiente, cuando son diagnosticadas se encuentran en un estado más avanzado", indicó Rubilar.

La especialista señaló que durante la edad fértil, "el sistema cardiovascular de la mujer está protegido por los estrógenos", hormonas que son las responsables de que los niveles de las lipoproteínas mantengan valores saludables para su sistema cardiovascular.

"Por eso, al entrar al período de la menopausia, la protección hormonal disminuye, el riesgo de sufrir enfermedad coronaria aumenta y aquella protección que anteriormente estaba dada por las hormonas, ahora debe ser suplantada por hábitos saludables que favorezcan la salud de su corazón", señaló la cardióloga.

Factores de riesgo y prevención.

Rubilar afirmó que la enfermedad cardiovascular puede
prevenirse o reducirse si se controlan sus factores de riesgo,
por lo que brindó 10 consejos de prevención para las mujeres:

1) Conocer tu presión arterial. La hipertensión arterial
(presión arterial elevada) es muy común en las mujeres; una de
cada tres mujeres es hipertensa y luego de los 60 años, una de
cada dos. Se considera que una persona tiene presión arterial alta
cuando luego de repetidos controles la presión es igual o mayor a
140 y/o 90 mm Hg.
Tener hipertensión aumenta un 70% el riesgo de infarto de
miocardio y duplica la posibilidad de presentar un ataque
cerebrovascular. Es muy importante conocer tu presión arterial ya
que si bien no presenta síntomas, es controlable con dieta baja en
sodio (sal) y en los casos que el medico lo indique se puede
tratar con medicación.

2) Conocer tu colesterol. El colesterol puede depositarse en
las paredes de las arterias provocando cambios en el correcto
flujo de sangre hacia el corazón y el cerebro, entre otros
órganos. El colesterol total debería ser menor a 200 mg/ dl. Es
importante conocer los niveles de colesterol malo (LDL) y bueno
(HDL).
Reducir los niveles de colesterol disminuye el riesgo de
infarto cardíaco y de ataques cerebrovasculares.

3) Conocer tu nivel de azúcar en sangre (glucemia). Los niveles
elevados de glucemia aumentan el riesgo de complicaciones
cardiológicas, renales (riñón) y cerebrovasculares, entre otras.
Si la mujer tiene diabetes, el control de los otros factores de
riesgo cardiovasculares debe ser aún más estricto.

4) Conocer las enfermedades de los padres. Si tienen o tuvieron
enfermedad coronaria o cerebrovascular, especialmente en edades
tempranas, es muy importante realizar una evaluación de riesgo
cardiovascular lo antes posible.

5) Comer en forma saludable. Es fundamental mantener una
alimentación sana y variada. Lo ideal es consumir 3 porciones de
verduras y 2 de frutas por día, y controlar el consumo de sal,
alcohol y grasas. Elegir lácteos descremados, carnes rojas magras
(sin grasa a la vista), pollo sin piel y mucho pescado. Además,
reducir el consumo de fiambres, embutidos y achuras.

6) No fumar. El cigarrillo es la principal causa prevenible de
infarto en la mujer. En el país casi 1 de cada 3 mujeres fuma y se
estima que el 70% de los chicos están expuestos al humo del tabaco
en sus propias casas. Dejar de fumar es difícil, pero es posible y
existen caminos muy eficaces para abandonar esta adicción.

7) Mantener un peso saludable. El sobrepeso y la obesidad no
sólo son problemas estéticos; ambos se asocian con un aumento en
el riesgo de presentar hipertensión arterial, diabetes, enfermedad
coronaria, insuficiencia cardiaca y accidente cerebrovascular.
Conoce tu perímetro de cintura, el cual debe ser menor a 88 cm.

8) Realizar actividad física todos los días. Realizar una
actividad física de al menos 30 minutos diarios reduce la presión
arterial, ayuda a controlar el peso, disminuye el colesterol total
y los triglicéridos, aumenta el HDL o colesterol bueno, mejora la
calidad de vida y disminuye el riesgo de desarrollar diabetes.

9) Seguir los consejos del médico. Para prevenir un infarto de
miocardio o un accidente cerebrovascular es fundamental que sepas
qué riesgo cardiovascular tienes. Consultar con el médico, quien
se encargará de evaluar el estado cardiovascular y de indicar las
conductas o tratamientos necesarios para reducir la posibilidad de
enfermarse. Es importante tomar conciencia que los chequeos se
deben hacer anualmente; y la evaluación cardiológica debe ser una
rutina como la habitual consulta ginecológica.

10) No automedicarse ni abandonar el tratamiento. No abandonar
el tratamiento ni tomar medicamentos sugeridos por "amigos o
vecinos". Cada paciente tiene sus particularidades que pueden
generar reacciones negativas o exageradas frente a una medicación.