Sospechan que municiones faltantes son para narcos

El ministro de Defensa, Julio Martínez, señaló que "es probable" que ese material bélico tuviera como objetivo el mercado negro de armas. “No podemos permitir que el Estado sea una caja de provisión”, dijo.
Lunes 14 de marzo de 2016
El ministro de Defensa, Julio Martínez, no descartó hoy que el faltante de millones de municiones en Fabricaciones Militares (FM) haya sido para abastecer a bandas narcos o algún grupo paramilitar, al señalar que "es probable" que ese material bélico tuviera como objetivo el mercado negro de armas.

De esta manera, Martínez se refirió a la auditoría realizada en la fábrica militar de Fray Luis Beltrán, de Santa Fe, donde se descubrió que desaparecieron millones de fulminantes para municiones, como también miles de proyectiles no registrados y lanzacohetes, espoletas, granadas lacrimógenas y productos químicos en condiciones irregulares.

"Es nuestra sospecha, es probable", respondió el funcionario en diálogo con radio La Red cuando le preguntaron sobre las sospechas de que el faltante de esos suministros tuviera como fin el mercado negro de armas.

Al respecto añadió: "Queremos que la Justicia vaya hasta las últimas consecuencias y avance sobre los culpables. Esto es preocupante, porque en el narcotráfico hay bandas delictivas que tienen municiones y armamento. No podemos permitir que el Estado sea una caja de provisión".

Cuando en la entrevista le plantearon si ese faltante de material bélico puede haber ido a bandas narcos nacionales, a Brasil o a algún grupo paramilitar, Martínez contestó: "No descartamos ninguna de esas posibilidades, no estamos en condiciones de asegurarlo, pero por eso vamos a la Justicia para que se vaya hasta las últimas consecuencias".

"Todas esas hipótesis, ninguna la descartamos", subrayó el jefe de la cartera castrense, quien ayer anunció que el Gobierno presentará una denuncia penal ante la Justicia federal luego de confirmar en una auditoría faltante de municiones en Fray Luis Beltrán.

En el relevamiento se comprobó el faltante de 9.133.620 fulminantes para pistolas 9 milímetros y 1.790.800 fulminantes para fusiles FAL.

Los fulminantes son piezas únicas colocadas en el culote del cartucho que estallan y encienden la pólvora ante el golpe del martillo del arma o percutor.

Fabricaciones Militares estuvo conducida durante el último gobierno de Cristina Fernández por Santiago Rodríguez, un militante de La Cámpora, quien además había designado a su mujer Bárbara Grané como gerenta de comunicaciones del organismo y está acusada por el presunto mal manejo de fondos públicos cuando ocupaba ese cargo.

En la auditoría se encontraron también sin registrar 180.498 proyectiles de munición 9 milímetros y dentro de esta búsqueda unos 84.000 cartuchos fabricados en 2014, pero en cajas con fecha de 2015.

Fueron hallados además 757.682 proyectiles sin anotar para FAL de 7,62 milímetros y Mauser de 7,65 milímetros.