WhatsApp, en mira de autoridades de seguridad de EE.UU.

Es por su negativa a permitir el acceso a conversaciones de sus usuarios; varias firmas de tecnología preparan servicios con sistemas de encriptación que brinden mayor protección.
Lunes 14 de marzo de 2016
La encriptación que utiliza el popular mensajero instantáneo WhatsApp también está ahora en la mira de las autoridades de seguridad estadounidenses, informó el New York Times. En una investigación en curso, las medidas de vigilancia ordenadas por un juez se vieron bloqueadas por la codificación de WhatsApp, y por ello el Departamento de Justicia analizará de qué forma proceder en este caso, cita el periódico a fuentes cercanas al caso.

El Gobierno estadounidense está enfrentado actualmente ya con Apple por la protección digital de los iPhones. El New York Times no pudo acceder a más detalles sobre el caso que involucra ahora a WhatsApp. Solamente se conoce que no se trata de una investigación terrorista y que no está claro que el Gobierno vaya a ir a los tribunales, como en el caso de Apple.

WhatsApp, que fue comprado por Facebook en 2014, tiene 1000 millones de usuarios en todo el mundo. Desde 2014 el servicio de intercambio de mensajes instantáneos utiliza una función de encriptación que protege todo el intercambio de información entre usuarios; sólo el emisor y el receptor pueden leer los mensajes. De forma similar a Apple, la empresa argumenta que no puede entregar a las autoridades información sobre esas conversaciones, porque ella tampoco tiene acceso.

Algunos de los principales gigantes tecnológicos como Facebook y Google planean incrementar sus sistemas de codificación de datos de sus usuarios en sus servicios, según revela hoy el diario británico The Guardian. Otra empresa tecnológica que se plantean adoptar medidas similares son el popular servicio de mensajes Snapchat.

Según The Guardian, en cuestión de semanas, WhatsApp planea expandir sus sistemas de codificación de forma que también sus mensajes de voz estarán encriptados así como sus mensajes de grupos, mientras que Facebook tiene pensado reforzar la seguridad en su sistema de mensajería.

En el caso de la infraestructura telefónica clásica, para las autoridades hay un gran arsenal de medidas para poder realizar escuchas legales, pero en Estados Unidos, servicios online como WhatsApp -por el que también se pueden hacer llamadas de voz- están excluidos. En el Senado de ese país se está trabajando ahora en una ley al respecto.

En diciembre, WhatsApp fue bloqueado durante 14 horas en Brasil porque el servicio se negaba a entregar datos en un caso criminal. Luego, un tribunal de apelaciones cambió la suspensión por el pago de una multa. A causa de ello fue detenido brevemente también en marzo un directivo de Facebook. El objetivo de la Justicia es acceder a una conversación entre dos presuntos narcotraficantes.

En el caso de Apple, la empresa se niega a darles a las autoridades un programa para desactivar el sistema de seguridad del iPhone de un atacante islamista de San Bernardino porque alega que levantar la codificación una sola vez implicará menos seguridad para todos. El CEO de la firma, Tim Cook, está dispuesto a llegar con la batalla ante la Corte Suprema del país. El caso ha tensado las relaciones entre las autoridades y Silicon Valley, ya que otras compañías, como Google, Facebook o Microsoft, apoyaron a Apple.

En la industria hay grandes preocupaciones de que esta disputa pública derive al final en leyes con duras medidas para las empresas de Internet, comentó a la agencia DPA un miembro del sector en el marco de la feria de tecnología CeBIT, que se celebra esta semana en Hannover.

Las tecnológicas esperan aumentar la codificación porque los altos directivos de esos gigantes tecnológicos perciben las herramientas de privacidad como una ventaja en los negocios.

Esos nuevos proyectos, sin embargo, comenzaron a fraguarse antes de que Apple se enzarzara con el Gobierno de EEUU sobre si debería ayudar a las autoridades a desbloquear el iphone de un sospechoso de terrorismo.

El presidente estadounidense, Barack Obama, alertó a las firmas de que su posición inflexible podría volverse en su contra. "Cuando pasa algo realmente grave, la situación política da un giro, las cosas se precipitan y pasan por el Congreso de manera peligrosa e irreflexiva", dijo el viernes en un discurso en la conferencia South by Southwest (SXSW) en Texas.

"La solución es una encriptación lo mejor posible con una descodificación segura a la que tenga acceso un grupo lo más reducido posible de personas en casos contados e importantes", propuso.