"Conductas delictivas a sombra del poder no serán toleradas"

El ministro del Tribunal Supremo Celso de Mello criticó duramente al ex presidente Lula y aseguró que no habrá "trato diferenciado" con aquellos que ostentan altos cargos.
Viernes 18 de marzo de 2016
El miembro más antiguo del Tribunal Supremo Federal (TSF), Celso de Mello, defendió la decisión de permitirle a los diputados avanzar con el pedido de impeachment a Dilma Rousseff.

El magistrado se refirió, además, al audio divulgado por el juez Sergio Moro, en el que la mandataria habría llamado al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva para concederle el cargo de ministro y, de esa manera, evitar que sea detenido.

"El Tribunal Supremo no da un trato especial a los poderosos", aseveró Mello, ya que podría ser el máximo responsable del Poder Judicial quien investigue a Lula debido a su nombramiento.

"Los delincuentes serán castigados independientemente de la posición que ocupen", remarcó el magistrado.

"La República, además de no otorgar privilegios, rechaza la concesión de favores especiales y de un trato diferenciado a aquellos en el poder o quien sea", añadió Mello, quien aclaró: "No hay que ignorar el dogma de la igualdad, todos iguales, gobernantes y gobernados, sin discriminación alguna, lo que indica que absolutamente nadie está por encima de la autoridad de las leyes y la Constitución de nuestro país".

En ese sentido, el titular del TSF remarcó que los "actos delictivos cometidos a la sombra del poder jamás serán tolerados, y quienes los hayan practicado, estén o no en los altos cargos gubernamentales, serán castigados con la medida exacta y justa de su responsabilidad penal".

Del mismo modo, Mello tuvo duras palabras contra el ex mandatario quien dijo, en grabaciones telefónicas difundidas por la prensa, que el Tribunal Supremo se había "acobardado completamente", al aprobar la posibilidad de un juicio político contra la presidente.

"Ofendió gravemente la dignidad institucional del Poder Judicial", aclaró, y dijo que las palabras de Lula fueron "groseras e injustas". También remarcó que la actitud del ex mandatario es "vergonzosa e indigna", y aseguró que los jueces no dudarán en condenar a quien haya cometido el crimen.

"Este insulto al Poder Judicial refleja, en este contexto de profunda crisis moral que involucra a los escalones superiores de la República, la reacción torpe y poco digna, propia de mentes autocráticas y arrogantes que no se pueden ocultar", aseveró.