La "viuda negra de Internet" quedó libre y ya causa temor

El viernes fue liberada de la cárcel en Canadá.
Lunes 21 de marzo de 2016
Se le conoce como "la viuda negra de internet" y el viernes fue liberada de la cárcel en Canadá.

La policía en ese país emitió una advertencia para que sus potenciales víctimas -los hombres de edad avanzada que buscan un romance- tengan cuidado.

¿Quién es esta mujer de 80 años que se ha ganado una reputación tan siniestra?
Alex Strategos estaba solo y buscaba un romance cuando conoció a Melissa Ann Shepard en un sitio de citas en internet.

"Lo primero que pensé fue que parecía muy agradable", le cuenta a la BBC el hombre de 84 años desde su hogar en Florida, EE.UU.

Tras conocerse en el sitio de citas, Shepard manejó desde Canadá y pronto se mudó a la casa de Strategos, quien la describió como "una dama muy elegante".

Pero pronto descubrió que la mujer no eran tan elegante como parecía. "Me internaron en el hospital", dice Strategos.

"Ella me envió allí".

"Se sentía sola"

Su relación fue una de varias que resultaron en que Shepard fuera enviada a prisión.

Ahora fue liberada tras una condena de dos años, nueve meses y 10 días en la cárcel por añadir drogas al café de su nueva pareja, Fred Weeks, su vecino en una tranquila comunidad de jubilados en Nueva Escocia, Canadá.

Según los documentos de la corte, la mujer tocó la puerta de Weeks y le dijo que se sentía sola y él contestó que también se sentía solo.

La pareja se casó por unión civil en la sala de Weeks, y aunque se dijo que el matrimonio nunca fue certificado, la pareja se fue de luna de miel a Terranova.

Los fiscales afirman que Shepard le dio a Weeks fuertes dosis de sedantes durante el viaje, dejándolo incapaz de conducir el auto o ponerse los zapatos.

También necesitó una silla de ruedas.
Pero fue cuando lo hospitalizaron cuando descubrieron drogas en su organismo y la policía se dio cuenta de que algo estaba mal.

Mentiras

Inicialmente Shepard fue acusada de intento de asesinato y después condenada por el delito menor de "administrar una sustancia nociva".

En una entrevista con la prensa canadiense este mes, Weeks indicó que no quería que Shepard se acercara a él.

"Es una hábil actriz", dice. "Me mantuvo en la oscuridad durante mucho tiempo, contándome sus historias... Todo lo que me dijo era mentira".
Strategos cree que Shepard también lo drogó poniéndole sustancias en su helado.
Dice que también le robó unos US$20.000 durante las pocas semanas que estuvieron juntos.

La mujer fue condenada a cinco años de cárcel en Florida después de declararse culpable de siete acusaciones en 2005, incluidos falsificación y robo mayor de una persona de 65 años o más.

Strategos asegura que sabía muy poco de Shepard cuando se reunieron por primera vez y que no estaba consciente de sus antiguos delitos, incluida una condena en 1992 por matar a su segundo esposo, Gordon Stewart.

La periodista Barb McKenna conoció a Shepard poco después de que fue liberada de prisión por ese crimen, en 1994.

La mujer había cumplido dos años de una sentencia de seis años por homicidio tras drogar a Stewart y atropellarlo con un auto.

La defensa de Shepard fue que Stewart había tratado de violarla en esa época.

La reportera conoció a Shepard cuando la exprisionera estaba dando charlas en Canadá sobre el síndrome de la mujer maltratada, una defensa criminal que puede ser utilizada por las víctimas de abuso doméstico que atacan a sus parejas.
La mujer también apareció en un documental en 1994, titulado "Cuando las mujeres matan", y ganó una beca del gobierno para ayudar a otras mujeres.

Sin embargo McKenna comenzó a investigar la historia de Shepard y encontró que tenía unas 30 condenas separadas por fraude entre 1977 y 1991.

"Con su encanto podía conseguir cualquier cosa", dice McKenna.

"Es muy hábil. Podías confrontarla y de inmediato ella pensaba en una respuesta apropiada, aún cuando se tratata de una obvia mentira".

En 2001, Shepard se casó con su tercer esposo, Robert Friedrich, pocos días después de haberlo conocido en un sitio de citas cristiano.

Friederich murió 14 meses después a los 84 años, y dejó decenas de miles de dólares a su nueva esposa.

Sus hijos presentaron una demanda criminal alegando que ella lo había matado con una sobredosis de medicina recetada, según los informes.

Los hijos recuperaron US$15.000, pero ella nunca fue acusada de ningún crimen.
Cuando Mckenna escuchó sobre el caso de Fred Weeks en 2013, dice que se sintió "horrorizada" al conocer lo corta que fue la sentencia de Shepard.

"Mi primer pensamiento fue, ¿qué pasa con el sistema?" dice. "Supongo que la gente no espera que las ancianas sean asesinas despiadadas. Ella se presenta como esta figura triste y tráfica, alguien por quien casi te compadeces".

Estrictas condiciones

La mujer no puede usar internet ni tener aparatos que le permitan acceder a internet.

Los fiscales establecieron condiciones estrictas para la liberación de la mujer. Insisten en que debe reportar cualquier relación que tenga con un hombre para que la policía pueda informarle "de su historial en éste y otros procedimientos legales".

También prohibieron a Shepard llevar a cabo actividades en internet y ni siquiera puede tener un dispositivo capaz de acceder a internet.
Asimismo debe permitir a la policía fotografiarla si altera su apariencia.

La policía de Halifax emitió una declaración aconsejando a todos los ciudadanos que "una delincuente de alto riesgo está residiendo en nuestra comunidad", y advierten que la mujer "ha sido catalogada con un alto riesgo de volver a cometer delitos".

Alex Strategos está de acuerdo con esa declaración.

"No pienso que debía ser liberada", dice.

"No sé lo que el juez estaba pensando. Ella fue y todavía es la viuda negra. Lo mejor es que los hombres tengan cuidado, es todo lo que puedo decir".